Páginas vistas en el último mes

19 julio 2017

(₸) Las tardes calcinantes



Con la valentía a cuestas
como cualquier otro ciudadano
en tórridas fechas
arremeto ahora mismo
contra esa capa extensa
de sueño soporífero
de tizón enfurecido ...
no sé para qué.

Puede ser posible
que los días sigan transcurriendo
-me afirmo-
entre el optimismo
de una refrescante brisa
osada ella
hasta sentirse héroe
por sólo balancear las cortinas
de mi cuarto hirviente.

Chocan las olas en la playa
acarician los ríos en la cumbre
los cantos de su lecho.
Mas ... dónde están
sino allá, lejos.

Blasfeman los cuellos
gotas grasientas
cual ardientes esputos
al torrado rostro de Satán.

Es la aplastante repelencia
de un castigo
al que llaman clima.

16 julio 2017

(₸) Razones psico-sociales del atractivo de los famosos



      Se dice en los ámbitos especializados que los medios de comunicación, otrora conocidos también por los “mass media”, son los instrumentos de control social por excelencia. No obstante, y aunque al respecto existan pocas dudas, conviene precisar tal afirmación, pues mi labor como “buceador” de la objetividad no ha de ser simplificar los contenidos, y sí hacer un análisis riguroso de los mismos. Sería absurdo, por tanto, presentar como ciertos tópicos radicalizados a su favor o en su contra. En efecto, son los “mass media” los que a través de la potenciación de una serie de valores como atractivo físico, popularidad, estatus económico (ostentación, lujo, comodidad desmedida, etc.), y otros; mitifican a una serie de personajes, presentándolos al mismo tiempo como modelos a imitar. Y hay en ello muchas veces un verdadero trueque en la jerarquía de valores, anteponiendo gratuitamente -por ejemplo- el estatus o el atractivo físico, al valor intelectual de las personas. Pero no es en el medio donde radica la presunta maldad (por más que muchas de sus producciones nos parezcan ridículas), sino más bien en la utilización que de él se haga y las consecuencias que de ello se deriven. Bajo esta perspectiva, los “mass media” serán una realidad más que habremos de tolerar y al mismo tiempo aprovechar. La cuestión es cómo afrontar las influencias que dichos medios ejercen sobre nosotros. Así, ni los “mass media” son manipuladores, embrutecedores, etc.; ni son la panacea de las sociedades modernas que forman y hasta elevan el nivel intelectual del receptor. No. Todo depende. Y depende siempre de la actitud de quienes reciben el bombardeo de información, dando por supuesto que hoy en día el estar informado es un bien.


      Las diferentes conductas que se pueden adoptar ante estos medios las podemos categorizar, siguiendo a David Riesman, en dos clases. Unas serían las propias de los individuos “introdeterminados”, entre cuyas preocupaciones están la seguridad material y la adaptación a las circunstancias de forma adecuada, tanto individual como socialmente organizados. Otras corresponderían a los “extradeterminados”, ocupados sobre todo en la adaptación a las otras personas (aunque afronten las propias circunstancias de forma precaria), en doblegarse sin autocrítica a las nuevas ideas y modas, en estar de acuerdo con la mayoría (“fundirse en la multitud”), etc. Todo ello con una actitud absolutamente tributaria de los medios de comunicación que los informan, forman y “deforman”; es decir, modelan y perfilan sus comportamientos de manera determinante.
Esta sociedad nos exige ser fundamentalmente “extradeterminados”, pues de otra forma perderíamos no sólo el sentido de realidad, sino también el de integridad para la supervivencia (aprovechar en beneficio propio lo que tales medios nos ofrecen), y así mismo el de modernidad en su sentido auténtico (no en su constreñido significado de “tecnología punta”). Sin embargo, entre las categorías reseñadas puede distinguirse una tipología de personajes cuyos comportamientos estarán más cerca de una u otra. Así, podemos hablar de individuos “racionalmente críticos”, de individuos “resentidamente críticos” y de los “acríticos” o papanatas. Los “racionalmente críticos” se caracterizan por un conformismo -o inconformismo- consciente y selectivo, expresado en conductas adaptativas, que no siempre querrá decir adaptadas. Serían los modelados con autorretoques, más bien “introdeterminados” y críticos. En el substrato psicoanalítico habría un yo-ideal realista. Los “resentidamente críticos”, o modelados a puñetazos -si se nos permite la figura-, son de un inconformismo resentido y radical. Se aferrarán a todo tipo de violencia, olvidando (muchas veces gravemente) que la supervivencia individual y cósmica pasa de forma ineludible por la sociabilidad y la tolerancia. En el transfondo psicológico habría un yo-ideal vengador, que actuaría de forma contraria o antitética a los modelos presentados por los medios. Se definirían también como los “extradeterminados contrainfluenciados”. Por último, nos referiremos a los “acríticos” o modelados sin autorretoques. Su principal rasgo es un conformismo "extradeterminado" y autodefensivo. Los manuales de Psicología Social dicen del conformista que se caracteriza por ser intelectualmente poco eficaz, poco maduro en sus relaciones sociales, más rígido y autoritario, así como más necesitado de aprobación social que el no conformista. La mayor preocupación del sujeto “acrítico” no es ya la inseguridad material (que también) o la adaptación a las circunstancias, sino la adaptación a las otras personas. Éstos son los más influenciables y, en general, suelen haberse creado la necesidad de aprobación social por la vía simplona de aparentar estatus similar al de los adulados, o bien de formar parte de grupos “in” o de corrillos políticos de grupos generalmente mayoritarios, donde no son sino simple número. Ellos son la viva expresión del abismal paso dado de la era de la producción, a la era del consumismo total e indiscriminado que les lleve -siempre- a ganar consideración y prestigio social. Y digo de su conformismo que es autodefensivo, por cuanto su escasa capacidad crítica, de iniciativa original y su deficiente capacitación global los convierte en individuos eternamente insatisfechos (frustrados, a pesar de su terreno y casita de campo), cuya identificación es a través de un yo-ideal iluso. Son la chusma. Ésa que acepta como bueno que le emplumen un estricto problema de algún político con la justicia, no siendo en absoluto ni responsables ni beneficiarios. O aquélla que se escandaliza de una pelea de lucha libre infantil consentida, y no sólo no mueve un dedo, sino que también desprecia a una heroinómana sin hogar. O ésa otra tan estúpida que juzga con regocijo un divorcio de cualquier “pavo” famoso y critica sarnosamente el de su vecino. O muchos de ésos otros que van detrás de pancartas con lemas que debieran importarles un pimiento (o la huerta entera), pues a la mayoría de oficiantes que se manifiestan no les traerá ventaja alguna. Por supuesto que hay excepciones, y éstas son algunos casos concretos donde las pancartas rezan lemas donde se reclaman salarios atrasados o donde se defiende un trabajo concreto, siempre y cuando -claro está- los sindicatos establecidos tengan un papel secundario, aunque anden de por medio. En fin, tantas otras expresiones de gregarismo insoportable….

      De lo expuesto hasta aquí deberá inducirse que es necesario encarar las influencias de los “mass media” con filtro “introdeterminador” y racionalizador. Se ha de ser críticos, constructivamente críticos hasta con la democracia, por cuanto nos ha demostrado -por ejemplo- que la justicia no es igual para todos. Por otra parte -no se olvide- quienes con más vehemencia griten incondicionalidades a su adulado, más limitados y hundidos en su miseria mental suelen ser, o llegado el momento serán los primeros en lanzar la primera piedra y en no socorrer al que con vilipendio cae de su pedestal. También conviene reflexionar sobre quién es más necio, el marginado que vocifera su drama en la calle, o el imbécil arrastrado que aparenta estatus, o dice formar parte de grupos “in” o de corrillos políticos. Entre el fariseo necesitado (de pasar necesidad, sin ser muerto de hambre), conformista e hipócrita; y la chusma violenta, ideologizada o no, me inclino por los últimos pues, con dignidad muchas veces, al menos vengan su drama. Al fin y al cabo, esta sociedad ha de recibir escarmiento y castigo de alguno de sus propios abortos. Y ellos pueden y deben despertar nuestra conciencia crítica, en estos tiempos drogada por un anestesiante sentido democrático, o por tanta tecnología punta.

Fin
El mundo según el Diantre Malaquías

12 julio 2017

(₸) Las delicias del verano

     
      No espere el lector indulgente encontrar demasiados tópicos al uso en este escrito, ni prejuzgue en el mismo dulzuras que, a decir del título, puedan ser libadas. Va de ácido, o más bien de agridulce. Algo así como el gazpacho, que su sabor pica, pero resulta un buen refrigerio. Y es que hablar de los calores, sin estereotipos, tiene su enjundia.

       Para empezar, yo pienso que el calor también es clasista. Esta achicharrante humedad mediterránea no castiga a todos por igual ni con el mismo rasero. Quienes viajamos en el metro, en cualquier línea (no digo ya en la azul o la roja), hemos de sentirnos auténticos parias y desheredados. Vamos, lumpen esencial. Mientras, algunos terracean y doran sus pellejos bajo el tórrido Lorenzo (así llaman algunos castizos a mi sol). De otros, aun recién aseados -eso sí- con una apremiante ducha y cubiertos como Dios manda, sus ingles desprenden fragantes partículas que fieden. Haylos que retozan en piscinas privadas con golosas y lozanas carnes, todos suficientemente humedecidos y caldeados por todas sus partes, de modo particular en los bajos. Y lo hacen cuantos meses, días y horas les place. ¡Qué envidia!.

      Incomprensiblemente, a veces, y de una forma u otra, a casi todos les llega su penitencia. Miren, si no. El millonario codicioso no tiene más tiempo para sus codicias que no sea el estrictamente laboral. Luego, llegado el fin de semana, no se libra de atascos churruscantes, ni así se fundan, por efecto de los rayos solares, él y su coche. Incluso disponiendo de avioneta/s (aún no se ha generalizado el uso de ultraligeros y mochilas autopropulsadas), no es fácil la vida. Los accesos a aeródromos y aeropuertos están imposibles (es un decir, un eufemismo). Lo mejor es tener de todo en casa.

      Hay -no obstante- quienes, con independencia de la mayor o menor potestad, se lo organizan fetén. Por ejemplo, algún que otro jubilado clase media, con impronta urbana pero resuelto a vivir tras dejar por el camino más de media vida, no pasa tales agobios. Entre semana (para otros laborable) habita en la segunda residencia y baja a la gran urbe cuando riadas enteras la abandonan, quizá para gozar con más sosiego de los encantos que en ella encuentra. Van, para su dicha, contracorriente. Por tanto, aun siendo el calor clasista, que lo es, unos y otros pagan a distinto precio -eso sí- un ratito de delicia. Yo, particularmente, trabajaré hasta vacaciones (todo lo tranquilo que pueda), pero llegado el momento…., uy llegado el momento. Por avatares de la ruleta fortuna-infortunio (soy tan calamidad, que todo lo que tengo mío es heredado; y poco, no vayan Vds. a pensar…), quien esto escribe dispone de un refugio en tierras muy cristianas, donde todavía es posible el silencio, el jolgorio y hasta dormir en pleno agosto y en pleno golpe de calor. Allá voy.

      Y puesto que resulta poco práctico y de dudoso gusto una visión en exceso sarcástica de las vacaciones, será bueno extraer conclusiones útiles. Puede que sea deformación profesional, pero creo ser muy didáctico. Que “toquisqui” disfrute su ocio como guste, pero -de verdad- como guste. Si hay a quien le fascinen las colas, el abigarramiento de las playas, el hormigueo febril, las noches locas -uy- de discoteca y quién sabe qué más; allá cada cual. Este su servidor, por si no lo imaginan, también espera de sus vacaciones un quién sabe qué; pero alejado en lugares donde la masificación aún no ha llegado (espero que nunca llegue), donde las temperaturas -de termómetro- no derriten y donde la humedad interna y externa no sorbe el seso, sólo el seso; que para sorber con gusto ya tiene el seso parónimos. Cuántos eventos pueden ser posibles en un soto solitario, con sus chopos, sus tamarizas y el fluir todavía cristalino de unas aguas como confidentes de tus holganzas. Es un volver voluntario -un tantín breve, mas suficiente- a las raíces de uno (tan aquí de mi dentro). Con todo el gusto del mundo, en su sentido más amplio.


Fin


Los relatos sucintos del Diantre Malaquías

10 julio 2017

CHINAS EN LOS ZAPATOS -V- (Florilegio cronológico de la memez)

¡¡Publicación reciente!!

DECIMOCUARTA ETAPA

( Desde julio de 2016, hasta enero de 2017)

(Por boca del Bocas)


      ASNOS AL PODER. Al socaire de la actualidad política y social de la sociedad donde me muevo, cada vez que llega a mis ojos u oídos algo sobre un tal Pedro Sánchez, lo primero que siento son unas incontenibles ganas de tenerlo delante para llamarle asno en sus narices, mas de inmediato me invade la ultrajante sensación de estar insultando a esta noble especie, la cual en su humildad sería capaz de trazar planes y líneas de actuación más lúcidos y sensatos que los del susodicho. Frente a este tío cualquier burro haría sonar su flauta mejor que él y, en contra de la moraleja en la fábula de Tomás de Iriarte, en este caso no habrá sido por casualidad. No, tenerlo por acémila supondría una infundada lisonja.

      "NO ES.....", TÉRMINO POLISÉMICO (QUE NO SIGNIFICA CON MUCHOS SÉMENES Y TESTOSTERONAS). Chinita dirigida a los zapatos calzados por los "de lo social y de 'pogreso'", quienes con su iluminado y lúcido voto tienen en la mano continuar eligiendo a capos tan preclaros (léase secretarios generales o algo parecido) como los electos en los últimos lustros. Sinónimos de "NO ES...": Imbécil, idiota, garrulo, descerebrado, mezquino, ególatra, ruin, vil, indigno, innoble, infame, bajo, abyecto, maligno, pérfido, despreciable, egocéntrico, interesado, presuntuoso, petulante, egoísta, narcisista, endiosado, creído, engreído, cantamañanas, mastuerzo, tontoelhaba, cretino, malnacido, malparido, pedante, pedorrante, cateto, enano (mental), expósito, estúpido, necio, estólido, mamón, baboso, cerril, borrego, idiota, cretino...Y así hasta el y ni uno hermoso. ¿ Pero qué parte del.... "cómo eres tan idiota" no entiendes"?.

      LA DIESTRA Y LA SINIESTRA. Este par de vocablos, como sinónimos referentes en el plano denotativo de las dos corrientes políticas usuales en el ámbito de las democracias más evolucionadas, tienen también una carga semántica connotativa muy sugerente, ¿no creen?. Dedicado de modo especial -si llegan a entenderlo- a esas ratitas gilipollas (unas cuantas de ellas adscritas a la militancia por vía vaginal) y a esos otros pipiolos estúpidos que florecen en el entorno abonado (con estiércol) de Pablito Mezquitas, también conocido (por mí) como Sansonete el Greñudo, del que ya sólo su lenguaje corporal apesta a "Falsaria", l'eau de toilette pour l'homme trompeur.

      OTROS PARTOS POR VÍA "INCORRECTAL", QUE BIEN DEBIERON SER ABORTOS. Dedicado a esas amebas descerebradas (vaya inabarcable eufemismo), tan abundantes en nuestro mundo, las cuales se han significado deseando la muerte del "niño torero" enfermo de cáncer. Una de ellas, cual paradigma del resto de estos seres unicelulares y con la única neurona tullida, antes de cagar por su boca o en el teclado (ambos pueden ser intercambiables), avisó que iba a ser políticamente incorrecta para soltar el excremento que soltó. Mire usted, lisiada neuronal, no ha de suponerle demasiado esfuerzo alcanzar la incorrección integral, pues de hecho tengo la convicción que la trajeron a este mundo por "vía incorrectal" y desde que la cagaron huele a mierda, la misma que suelta por su boca o sobre el teclado, da igual, porque en su indigente vida intelectual una y otro son intercambiables y hasta más humano el teclado. Conste que nunca he pisado una plaza de toros ni tengo intención de hacerlo, pero a la hora de tomar partido jamás lo haré por los buenistas que matarían por traer la bondad a este convulso mundo, sobre todo por parte de quienes menos se creen responsables de esa convulsión y van de redentores. No, no, lejos de mi, por favor. 

      COMPENDIO DE IDEOLOGÍA POLÍTICA DE UBÉRRIMO CALADO (EXCLUSIVO PARA LUMBRERAS). "Fuera Rajoy" y "no es no". ¿Pero qué parte de idiota en este tío (ustedes ya saben a quién me refiero) todavía no han advertido sus acólitos?. Lema cantarín (se lo escribo yo con corrección al coro de rapsodas cantores): "Márchate Rajoy, no esperes a mañana que te largamos hoy". O este otro más popular y populista como "lárgate Rajoy, no dejes 'pa' (*) mañana lo que puedas hacer hoy". Inefable.
(*) Licencia métrica acorde al carácter popular y populista de la cosa.

      EL PAM (SIN EL PIM NI EL PUM) Y LOS ESCRACHES REIVINDICATIVOS. Dirigido a la Excelentísima (le joda el tratamiento o no le joda, me da igual) alcaldesa actual de Barcelona. Mire, Excelentísima (aunque le joda), Vd. que hizo carrera a la sombra de la PAH le propongo que funde ahora la PAM, o sea, Plataforma de Afectados por el Metro. Vd. ya me entiende, ¿verdad?. Somos muchos los sujetos y potenciales objetos de su afán democrático-redentor damnificados por el caos del suburbano sobre el que su Excelentísima tiene sobrada potestad para mejorarlo. Le afeamos la frecuencia, sobre todo en esa larga huelga abierta o encubierta ante la que poco hizo por ahorrarnos molestias a proletarios como yo. Y el aire acondicionado que no funciona o es tan flojo que de nada sirve o lo hace tan fuerte que acabamos tiesos como pardalillos en el invierno siberiano. Y la megafonía que anuncia el recorrido, la cual pocas veces es normal y suele suceder que nos atruene, o se oiga entrecortada o que apenas se oiga. Y los luminosos interiores indicadores de la ruta con sus estaciones que pestañean, o están bloqueados con todo el trayecto iluminado o del todo apagado. De los paneles en las estaciones ya ni les cuento (la verdad, a este respecto he de decirle que ya con los anteriores responsables sucedía lo mismo), los cuales te indican la frecuencia de dos minutos hasta que agotados saltan otros dos y otros cinco y más todavía, llegando a esperar en ocasiones hasta doce o quince minutos, o sea, en torno a ocho saltos de dos minutos. A fuer de ser sinceros y leales hemos de agradecerle que mire por nosotros y nos ayude a mantener a raya el colesterol, dejando que algunas escaleras mecánicas averiadas se tiren semanas sin ser ni siquiera supervisadas. En Glòries salida Bolivia hay un tramo de dos que desde hace más de un mes está también inactivo, salvo algún rato suelto que de pronto arranca hasta la próxima y cercana detención. Bien está su consideración hacia nuestra salud, pero no se preocupe tanto por nosotros y nuestro colesterol. Así que ahora toca el PAM, sin el PIM ni el PUM ni una diana pintadita donde confluyen los ceños de su carita bonita, guapa. Eso sí, bien le vendrán unos escraches como los que su Excelentísima gustaba de hacer antes de pillar cacho, frente a su casa y con sus hijos si los tiene, no vaya a ocurrir que por ser mujer liberada y no una coneja haya decidido no tenerlos. Es cuestión de seguir con la operativa social y de "pogreso", de tocar las narices si algo va contra mis intereses, cual es el caso pues cada día en el metro me roban entre ocho y quince minutos de mi tiempo de proletario. Pues nada, a ello Excelentísima (aunque le joda). Todo en su conjunto no pasará de unos pocos dinerillos, no muchos más que cuantos se distraen con suma facilidad por el camino o se dedican a pagar poetisas (mejor les cuadraría llamarlas "putisas") con rapsodia vomitiva de su onda y su (mal) gusto. Un pequeño esfuerzo monetario (menor seguro del que Vds. se aplican en recortes de su salario) y todo estará arreglado. Mientras así no sea, los viernes por la mañana, cuando sus hijos vayan al colegio, escraches sin respiro.

      LA "INMEDIOTEZ" O LA "ENMIDIOTEZ". He aquí dos neologismos susceptibles de ser acuñados como términos sinónimos por las autoridades lingüísticas correspondientes, cuya significación sería como sigue: Dícese de la inmediatez y urgencias de algunos idiotas por alcanzar logros inminentes pero de miras estrechas además de mezquinos, codiciosos y pancistas; mientras por ello malogran y arruinan otros de efecto menos inmediato aunque más trascendentes y considerados con el bien común. Un ejemplo palmario de ello lo encontramos en el actual secretario general de la siniestra más histórica y genuina de esta nación de naciones y nacioncitas. Desde luego en las últimas dos décadas los militantes de esta formación política se han cubierto de gloria con la elección de unos dirigentes tan brillantes, a su vez expresión sin duda de un ejercicio de suprema inteligencia en quienes les han votado. Para muestra el botón del inventor de "la civilanza de las alienaciones". En fin, el ser de León, compañero, no te exime de una supina estupidez aún hoy patente en tus apariciones públicas.

      POKEMONGOLES. Dícese de una serie de sujetos y sujetas con apariencia de seres normales e incluso atractiv@s, dedicados a buscar con sus móviles allá por donde se muevan estúpidas musarañas virtuales.

      LIBERTAD DE EXPRESIÓN. La prueba del algodón de la libertad de expresión se verá en la reacción de los encargados de ponderarla, cuando alguien se meta con "la hija de puta de la puta madre de un puto juez o de una puta jueza". Ahí los quiero yo ver.

      DEMAGOGIA: REFLEXIÓN DIDÁCTICO-SEMÁNTICA. Fácil de entender por quienes votan listo, joven, guapo, con másteres y post-grados por un tubo y hasta por los mediterráneamente gilipollas. Demagogia es una estructura lingüística de continente más o menos aparente, pero en gran medida o del todo vacuo o carente de contenido y sin apenas conexión con la realidad. Forma parte de una ciencia superior, la Retórica que es el arte de hablar muy bien, a menudo sin decir nada. Como una diarrea seca, dígase así. Por ejemplo, sobre el rescate de bancos, ¡¡¡aggg!!!, qué cosa más carca. Tú, sí tú, votante con brillo, aunque no sé si brillante, imagina que tu papá y tu mamá a los que quieres y te quieren mucho (esto sí te lo presupondremos) tienen todos sus ahorros en Pankinter y por mala gestión o por mamoneos con las tarjetas "black is black" (donde entre los implicados hay mamones sindicalistas "sociales y de 'pogreso'") o por lo que fuese dicha entidad está a punto de quebrar y por tal correr peligro esos trabajados y legítimos depósitos. No sería mala idea -digo yo- que el estado viniera en rescate de esta entidad para salvar estos u otros ahorros y ahorradores, ¿verdad?. Pues entonces calla y no hagas demagogia al respecto. De nada.



(El pimiento pensativo)


DECIMOTERCERA ETAPA
( Desde enero de 2016, hasta junio de 2016)

      FRAUDE ELECTORAL: He de denunciar públicamente que a mí el diablo, quien como sabéis está en connivencia con esos chicos (y chicas) tan majos (y majas) de Podamos -quizá-; al conocer el muy ladino que no votaría a los suyos me mandó un duende a casa, el cual me traspapeló la papeleta remitida por el Censo para informar sobre la mesa electoral, sección, etc, donde votar, al pensar tal vez que por ser un poco tonto (justo por eso no votaría a esos chicos -y chicas- tan majos -y majas- de Podamos -quizá-) desistiría de ir a depositar mi voto. Pero como sólo soy algo tonto, aunque no al completo me espabilé y con mis recursos llegué a la mesa que me correspondía y voté. Sin embargo no reparé en que el puto duende bien pudo cambiarme las papeletas de los sobres a última hora sin yo enterarme. Ostras, debería haberlo comprobado en el postrer instante ante la urna. Quede así pues hecha la denuncia. 

      LA REDENCIÓN DEL PODAR. Todo mi ánimo y empuje para los y las que el domingo votaremos "tiernos fraternales y sonrientes". Ah, y además "socialdemócratas" de toda la vida (bueno, quizá no tanto). Cuarenta, cincuenta o sesenta vírgenes (o asimilables) nos esperan en el paraíso con los brazos -no- mejor con las piernas abiertas y sin necesidad de inmolarnos, pues nuestro jardín del edén será terrenal. ¡Qué delicias nos aguardan!.¡¡¡Guauuu!!!. Y que nadie vaya por ahí asaltando iglesias (con minúscula), que somos tolerantes, como mucho para mearnos dentro y poco más. Si acaso. A por ellos (y ellas), vamos a poderlos (y poderlas); perdón, a podarlos (y podarlas). Bótanos. (Ahora el espabilado o la espabilada de turno debería hacer balancear a derecha e izquierda sus dedos pulgar e índice).

      IDEAS PARA LAS "FEMEN" DE PODAMOS (¿O ES EN INDICATIVO O IMPERATIVO?). Aunque estas lumbreras no necesiten ayuda en asuntos de tal índole (se bastan y se sobran a sí mismas, faltaría más), ahora que se celebran las fiestas grandes de Valencia donde erigen un colosal monumento floral en honor a la Mare de Déu dels Desamparats (perdón por las mayúsculas), bien podrían tres o cuatro cachondas podadoras encaramarse a la picota del floreado altar, por supuesto desnudas y con el chichi bien oreado, y desde allí arriba ponerse a mear sobre el manto de flores. Ánimo y atrévete, Maestresa, que a ti te hierve la libido de puro amor por los desheredados (yo mismo, sin ir más lejos y si tienes a bien). Dame ese humilde gusto, reinona. ¡Excelsa "performance"!, que así la denominarían las amebas del paraninfo o sus -también- unicelulares secuaces. 

      SANSONETE EL GREÑUDO, LOS 'DESCASTADOS', EL AMARILLISMO 'GUAY' Y DE 'POGRESO' Y EL ESLABÓN PERDIDO. Grosero error el de quienes confunden inteligencia con tener un "morro encallecido" y un "estómago a prueba de reactor nuclear averiado con fugas radioactivas". No va más. Si el perfil de cualquier político ya es mayormente psicopático, el de estos lumbreras (listos por la "jeró", diríase) sobrepasa y de qué modo alguna de esas líneas rojas de las que tanto cacarean. En su indigencia y mezquindad intelectual encuentran púlpito en unos cuantos medios de su color, en general abermejados, tan ufanos de su superioridad moral y al mismo tiempo tan dados al redentorismo lateral siniestro, es decir, al maquiavelismo (la única frase que saben y repiten es la de "el fin justifica los medios" y de ahí no los saques), al maniqueísmo y a la tendenciosidad. Con oficiantes como el cardenal Cavilán Hondo que a punto estuvo de montar una guerra civil para subir al poder al de las hijas góticas (como la catedral de León, sus orígenes y el mío) y que a la hora de valorar el crecimiento económico de los países emergentes (ahora otra vez "resumergentes") lo hace según criterios y baremos internacionalmente aceptados y los felicita; y esos mismos valores tan buenos o incluso mejores en su país los tritura por perversos y abominables. O sea, el PIB de Brasil, por ejemplo, es para aplaudir con las orejas y el de aquí para derrocar al gobierno, tan propio de él. La Glori Aterra, diaconisa que persigue a las fieras corruptas hasta su cubil, a la que en ninguno de sus reportajes hemos visto seguir a un tal "Guarrero" (sí, el "conseguidor" de la coca a fardos de 25.000 €) cuando iba de visita a su camello.

(Silencio)-Le seguimos camino a la casa donde creemos se dirige para comprar la farlopa. Psss. Parece que se ha dado cuenta- comenta misteriosa y con voz queda la reportera. (Silencio).-Pero no, continúa su marcha con una tarjeta de crédito en una mano y con el índice de la otra va mesándose cada vez con más insistencia las fosas de su nariz

Pues no, Glori Aterra nunca nos premió con un reportaje así. Y tienen otro brillante oficiante que por poco no apellida con el nombre de un virus letal, pero éste no es peligroso, es buen chico pues se dedica a hacer el bien, a salvar gente y a redimir lo que pille por el bies de la siniestra. 

Y de aquellos polvos vienen estos abortos o, en el mejor de los casos, estos lodos. Los acólitos de su onda (mediática) que representan el inicio de una mutación genética regresiva, en primer lugar hacia el eslabón perdido al que ahora además de voto (que éstos voten lo veo lógico) le han dado también voz con mando. Después en el proceso involutivo lograr la recreación genética de seres unicelulares con neurona única y entumecida, cuando no tullida en la mitad de su axón y con buena parte de las dendritas terminales secas. Ésos a los que plantan una no-noticia y sin pasar no ya por los juzgados (ni puñetera falta que hace), sino que ni siquiera sin haber contrastado las fuentes o la veracidad de la información, (con las conexiones neuronales tan poco engrasadas tampoco están para contrastar nada) más raudos que el más veloz de los pistoleros del oeste (y del este y de donde sea) la cuelgan en las redes y se quedan tan panchos. Caso como el del león Cecil que primero señalaron a un español rico y malo (por rico) como asesino y después resultó ser un sacamuelas americano. Ya lo dijo Umberto Eco antes de morir no hace mucho: "las redes sociales son el altavoz de los necios". Pues sí, son sin duda sobre todo eso (algo me toca de esa estupidez, lo reconozco). Y ahora entre los predicadores a los que han dado púlpito con amplificador se encuentra Sansonete el Greñudo, pastor de los "descastados", "podador" de las ramas viciadas además de paradigma y reina de las amebas del paraninfo sobre las que rige, muy en particular si se trata de lechoncitas unicelulares, quienes pasan a engrosar las filas del partido accediendo a él por vía vaginal, en expresión que en mis tiempos jóvenes utilizaba un pijo estúpido de la LCR o Liga Comunista Revolucionaria (de nada). Pero también con caudillaje sobre otras amebas del paraninfo, como los post-grado inanerrables(*), o sobre otras ajenas al paraninfo como la neurona única de los infinitos ninis o la de cualquier otro origen como comités de empresa o delegados sindicales de cerveza y tapita a media mañana o de otras variadas procedencias. Y ahora en serio. Nunca me he sentido con autoridad moral (que sí con cualificación técnica) para repartir certificados de inteligencia, pues no es fácil distinguir en ocasiones esta facultad de una jeta sin límites conocidos, pero el caso es que hay determinados individuos que si la tienen la ejercen con la almorrana. Se pueden tener ojos de mosca, es decir capaces de ver con una amplitud de miras superior a 250º, pero si se dejan poner orejeras les limitarán la visión a los márgenes que el caudillo quiera. 

(*) Inanerrables: Expresión de acuñación propia que significa "indescriptiblemente inútiles".

      "SOBERBIA INTELECTUAL". Queridísimo espécimen político, militante en el partido de los "podadores" y con apellido de bolsillo: Endilgar a tu capo-jefe Sansonete el Greñudo el rasgo de "soberbia intelectual" tiene tanta consistencia argumental como si, por un milagro de la naturaleza, el bueno (supongo) de Pablo Echenique militase en un equipo de fútbol de postín, el Real Zaragoza de los cinco magníficos, por ejemplo; y dijeses de él que es muy bueno con el balón en los pies aunque demasiado individualista. Eso si entiendo lo que has querido expresar con tal calificación, que no estoy muy seguro pues "soberbia" e "intelectualidad" parecerían y deben ser términos antitéticos ("yo que lo sé todo, sólo sé ..." y tal y tal). ¿Vale, sesudo pensador de pensamiento sin duda limitado?. Y no hay ápice, ni un ápice de maldad en este comentario sobre la persona a la que sí nombro, me da igual se crea o no, porque apenas conozco nada o casi nada de su trayectoria vital (salvo que es de Zaragoza -creo- y para de contar). 

      ARTES ESCÉNICAS EN EL PARLAMENTO. Reconforta el alma y enternece ver la alegría de los diputados (y diputadas) el día de la constitución de las nuevas Cortes. Unos que con dulces ademanes se pasaban un bebé de brazo en brazo, otra diputada yacente en su silla de ruedas que a trancas y barrancas balbuceaba su juramento o promesa -se supone- con entrecortados fonemas de semántica indescifrable y unos cuantos más que hacían muecas con la boca y gestos con las manos. Deliciosa y cándida imagen, claro que sí. Para completar el círculo virtuoso de estos investidos de superioridad moral y redentores de los pobres desheredados y afligidos (uno es desheredado y pobre, pero no afligido, aunque sí tonto por no tener "conciencia de clase") les propongo un audaz paso adelante. De cara a próximas elecciones les sugeriría fichar para sus filas y nacionalizar un mendigo del Este, mudo y mutilado, con sus cuatro extremidades amputadas al que, por hacerlo más visible y ejemplar, hagan jurar su cargo con un voto en una urna oportunamente ubicada en el centro del hemiciclo, a la que accediera culeando por el pasillo del Congreso y con el voto entre los dientes. El acto culminaría cuando, en llegado el votante ante el sagrado cubículo, tomase el voto de su boca con los muñones superiores y lo depositara en el sagrario de la democracia, entre ráfagas de flashes, alaridos y claca. Albricias y malvasía pura con la que premian esos muchachos (y muchachas), incluso a los tontos que los tildan de populistas. Pues sí, dramaturgia, postureo, esperpento y populismo, para mayor gloria y regocijo de quienes les votaron. Sin duda. 

      VEGETALISTA: NO ME TOQUEN LOS COGOLLOS... Sobrepasando por la izquierda y la derecha, por arriba y por abajo, por el centro y por los extremos a los tiernos animalistas a muerte, tan pedestres y groseros ellos (aunque se crean lo contrario), les comentaré sobre el dolor de las lechugas (y lechugos), de los pimientos (y pimientas), de las berenjenas (y berenjenos) y demás hortalizas (y hortalizos), de los que yo sí oigo sus quejumbrosos lamentos cuando son arrancados o tajados sin piedad ni compasión alguna en esos huertos patibularios. Cuán zafios e inhumanos resultáis quienes no oís esos pavorosos quejidos de los pobres frutos de la huerta. Tan vulgares y ordinarios, sólo veis sangre palpable, mas incapaces sois de sentir los afligidos sollozos de estos otros seres vivos mientras dejan la vida a borbotones de savia. Garrulos insensibles que no alcanzáis a sentir el llanto de una cebolla (o cebollo) cuando la trinchan para después además pocharla, o pasarla por la hoguera a fuego lento que es lo mismo. Bestias de espíritu embrutecido que se nos quieren colar en nuestras vidas como redentores de algo. Que no se cruce en mi camino un vegetalicida de ésos que a fe mía lo crujo, le arranco la cabeza tal cual se arranca al tomate (o tomata) de la mata y hago de él cuanto él hace con los frescos y adorables vegetales, tan cargados de vida ellos. 

      POSTUREO. Palabreja de moda, pero creo que con sentido y relación directa con cuanto aquí escribo. Es tal el nivel epidérmico y de insustancialidad del pensamiento "guay" en boga que de verdad asusta y hasta da escalofríos. ¿Por qué no vendrán los animalistas a desgraciarme la fiesta cuando aplasto con gozo y saña a ese mosquito tigre que, en una infame excepción (son los menos, os lo juro), pillo despistado?. Pobre animalito, pensarán ellos y ellas, mas es puro postureo y exhibicionismo. Yo les recomendaría ir a Siria y ponerse entre los niños y las bombas o entre los niños y los del injustamente repudiado E.I. o Daesh o como le digan. Pura cuestión de antropología cultural.

      ANTROPOLOGÍA CULTURAL. ¿Pero cómo os atrevéis a cuestionar la cultura sarracena o hasta la mismísima ablación del clítoris o la destrucción de culturas milenarias viejas y desgastadas en estatuas y otros monumentos caducos, derribados en justicia a golpe de pico y pala, martillo, mazo o bomba?. Es que no tenéis una mente abierta y cosmopolita (como los de "La civilanza de las alienaciones") y encima indirectamente defendéis a los judíos que ven un niño palestino y van por él como locos con sus tanques y ametralladoras. Cuán poco modernos y "pogresistas" sois. ¿Tan difícil resulta comprender las diferentes culturas que enriquecen nuestro plural mundo, caray?.

      PANORÁMICA DEL CINE ESPAÑOL DE LA DEMOCRACIA. Sobre un "cineasta español" (sintagma el entrecomillado que constituye "per se" un insuperable insulto, porque significa autor de bodrios en forma de película infumable y cargada de tópicos y estereotipos ideologizados, además de subvencionados), al cual conocen por Trueba (se debe escribir así, creo yo) dos cosas diría. Una: ¿a quién puede sorprender su distorsionada perspectiva de la realidad?. Dos: la pasta del premio no la devolverá ni por asomo, porque se le han hecho los ojos (o al menos alguno de ellos) chiribitas.

      LOS PANESPAÑOLES. Dícese de unos ciudadanos catalanes que en trance de delirio psicótico pre-disociativo querían independizarse de la opresora España sin por ello dejar de ser españoles (o quizá sí pasando a ser sólo catalanes, o quizá no y también españoles), la mayoría de los cuales formaba parte de una candidatura electoral que se hacía llamar "junts pel sí" o puede que "junts pel no o sí o ambdues", o puede que "junts pel qui sap què". Ante batiburrillo tal, ¿es posible que quede alguien quien todavía se crea algo de esta gran patraña, sin por ello estar muy preocupado por su salud mental, hasta el punto de plantearse con cierta urgencia poner límites y a ser posible cura, así sea sólo parcial, a tan inefable y gigantesco desatino?.

09 julio 2017

(₸) Un enfoque psicológico de la sexualidad


La función sexual


      Sin duda, los primitivos pobladores de la Tierra no debían estar al corriente de los designios de Dios sobre la preservación de las especies. Con mentalidad científica, en el proceso de aproximación y maduración sexual del ser humano se intuyen fácilmente otros móviles. Debió ocurrir que una fuerte atracción entre seres en principio de distinto sexo (sin duda instintivo, heredable y susceptible de ser mejorado, tanto filogenética como ontogenéticamente) serviría de activador al proceso de “aproximaciones sucesivas” o “ensayo-error”. Por aproximaciones sucesivas al foco de placer, cada vez más certeras y gratificantes, debió llegarse al conocimiento del punto álgido de descongestión y satisfacción sexual a través del coito, que sin ningún género de dudas prometiéronse no dejar de buscar nunca más. El placer suele ser el mejor refuerzo y vehículo del saber. En lugar de la letra con sangre entra, la letra con risa entra mucho mejor. En las primeras relaciones sexuales hubo de primar más la satisfacción de una auténtica necesidad, que la procreación y la perpetuación de la especie. La toma de conciencia de esta última motivación, en principio vegetativa e intrínseca, por tanto inconsciente; es posterior y llegará con la abstracción, la racionalización y la expresión fenomenológica del hecho innato. Se sienta así la premisa que la sexualidad es instintiva y, con el tiempo, doblemente hedonista. ¿O es que acaso el saberse “perpetuado” no es otra forma, en ocasiones hasta retorcida, de placer?.

      Sucede, no obstante, que por exigencias sociales más o menos razonables o principios religiosos entelarañados, se ha dado con frecuencia una perspectiva distorsionada de la sexualidad. El enfoque religioso ha sido y es especialmente manipulador. Su objeto es controlar represivamente uno de los principales factores de liberación, cual es el sexo lúdico que, junto al librepensamiento, han sido siempre los mayores enemigos declarados de las religiones. En la prohibición de la contracepción no hay más lógica que la supervivencia de estas multinacionales de la redención (hay otras no religiosas pero igual de dañinas que también lo son). Superpoblar la Tierra más allá del alcance de sus riquezas derivará en más injusticias, más desheredados, más hambrientos y, en definitiva, más carne a redimir y el subsiguiente aumento de la clientela a la que salvar. Por otra parte, a más reprimidos sexuales, más devotos de lo que sea. Está bien pensado. Pero también la sociedad nos atosiga por narices, ojos, oídos y cerebro entero con románticos valores “universales”. Tal el caso del amor colorista y por entregas, o el sentido “mágico” de la pareja (y tanto, porque el que puedan pagar la hipoteca entre los dos ya es pura magia), entre otros.

Disfunciones sexuales

      Antes de entrar en el campo del discernimiento entre lo normal y desviado es conveniente fijar responsabilidades. Las conductas sexuales llamadas desviadas, o son producto de impuestas disfunciones morfofisiológicas (con escasa significación estadística), o bien son los prejuicios culturales (mejor, inculturados y que se irán pergeñando) los generadores básicos, no ya de desviaciones inevitables, sino también de las mayores perversiones y aberraciones.
      Por fortuna para el sentido de tolerancia no hay un solo criterio de normalidad, sino varios. En nuestra cultura, y según un criterio llamémosle “socio-estadístico”, podría considerarse disfunción cualquier comportamiento sexual que excluya el placer por coito, canalizado éste -además- a través de una pareja relativamente estable y con apariencia de fidelidad. Porque, ¿acaso no se juzga y se sentencia (de forma particularmente cruel a la mujer) por una infidelidad hecha pública?. Sin embargo, definir un criterio de normalidad cualitativo y transcultural más equilibrado es complejo y necesitará de matices muy específicos. A ello voy.

      Sobre la pareja, ya se sabe que es una herencia de ancestros, la cual sin duda ha mostrado las suficientes bondades en el proceso adaptativo y perpetuador, pero no es un valor en sí misma. ¿O es que una pareja desequilibrada no es al menos tan peligrosa como el engendro marginal que pueda legarnos?. Una frígida por vaginismo podrá canalizar su sexualidad por vías que no le resulten traumáticas, aunque no sean las socialmente aceptadas, y no por eso su relación será más perversa que la de una pareja formal pero malsana. Las apariencias salvarán el honor social pero no la corrupción psíquica del núcleo relacional. Con perspectiva psicológica, podrán reprocharse las condiciones en las que se ha criado un homosexual o un afectado de impotencia por etiología psicológica, pero no tenemos derecho a juzgar y sancionar sus conductas de adulto cuando viven su estado en equilibrio personal y relacional; esto es -entre otras cosas- sin hacer daño a nadie. Después de todo, ellos no son los principales responsables de su situación. Tras la que sería una interminable lista de “desviaciones” y perversiones laten serios conflictos afectivos y de relación. Hipócritas de doble vida y doble moral que desconciertan la razón de sus hijos. Padres que por sus lacras (brutales, dominantes hasta el aniquilamiento de la personalidad del otro, ambivalentes, neuróticamente superprotectores, posesivos, con visión culpabilizadora de la sexualidad, etc.) son desquiciantes modelos. Hay tras todo ello, en última instancia, una total ausencia de formación e información, una inexistente o desenfocada educación sexual, un medio familiar coercitivo e impositor hasta el despotismo y, en casi todos los casos, una feroz represión sexual.

La necesidad de educación sexual

      Sé que resaltar el papel de la educación sexual es contribuir a su mitificación (nadie se cuestiona ni se ruboriza sobre la necesidad de educación viaria), pero dado que pesa sobre este tema una fuerte visión tabú retorcida y/o necia es preciso hacerlo. ¿Y cuándo debe comenzar?. Desde el primer aliento debe favorecerse en el niño el conocimiento natural (en función de su curiosidad) de la naturaleza de los sexos, la aceptación del propio con sentido de realidad y el respeto por el ajeno. En primer término señalaría que la sensualidad en las relaciones entre padres e hijos es un placer limpio, absolutamente legítimo y deseable (contactos cutáneos, amamantamiento, calor, etc.). Sexualidad no es sólo genitalidad, es además genitalidad, pero descubrir los genitales, explorarlos de forma congruente y sin represiones cuando la curiosidad lo demande, notar su utilidad y gozo llegado el momento, etc. ; sexualizará sin traumas. Y cuanto más definida tenga su sexualidad un ser, menos manipulable será, condición especialmente útil para las mujeres a las que por la sexualidad se las ha tenido en situaciones de inferioridad, y entiéndase esto sin caer en memeces de insustanciales “igualdades”, pues no somos iguales ni falta que hace. Debe evitarse asociar órganos genitales a suciedad o impureza, pues si bien se encuentran próximos a ciertas vías expurgatorias, no lo son más que otra descuidada parte del cuerpo. Unas y otras cumplen además funciones muy saludables. La educación sexual consistirá sobre todo en dar elementos de respuesta a la precoz curiosidad de los niños. Los órganos deben nombrarse justamente cuando dicha curiosidad lo exija (pene, vagina, etc.), pues la verbalización lleva al conocimiento y dominio. Incluso, y si viene a cuento pues tampoco se trata de discursear cual loros listillos, han de integrarse las acepciones más coloquiales y vulgares y los diferentes ámbitos y circunstancias en los que se emplean o pueden ser empleadas. A ciertas partes de los genitales femeninos como la vulva, los labios mayores y menores, etc.; también se les llama “coño” o “chichi”, por ejemplo. O debe explicársele cuando la coyuntura lo requiera que la expresión “hacer el amor” tiene el correspondiente vocablo, coloquial más que vulgar, en “follar” (entre otras muchas), término éste polisémico y connotativo donde los haya que posteriormente podrá ser utilizado de diferentes formas, con diferentes intenciones y en diferentes contextos (por ejemplo, su uso como componente mórbido en las relaciones íntimas, o el despectivo “que te folle un pez”, etc). Todo esto el niño también debe saberlo de casa y no de la calle . Un discurso ambiguo, embrollado, contradictorio o siempre vulgarizado sobre el sexo desconcierta a los niños que no ignoran la importancia vital del tema, se sienten engañados y es entonces cuando empiezan a percibir el sexo con una gran carga tabú que a toda costa debe evitarse. Sin embargo tampoco es conveniente suprimir del todo la “carga tabú”, pues ésta envuelve el hecho de un cierto halo de misterio y morbo siempre muy deseable en las relaciones sexuales, pero de lo que en cualquier caso y en cualquier momento podamos hablar sin sonrojarnos más que un infernillo de antaño. Cuando a un niño se le responde de manera relajada y precisa nunca tendrá sentido de culpa y comprenderá que su curiosidad era legítima. Se evitará así también en gran medida desperdigar por el mundo a esa lacra de degenerados que lo son precisamente por no haberse seguido este tipo de pautas en su educación en general, la cual incluye la sexual. Y si las preguntas superan los conocimientos de los interrogados es antes más conveniente confesar la ignorancia que distorsionar o rehuir el discurso. ¿Por qué no hablar de sexo como de semáforos, o casi?.

      La educación sexual debe tener también un sitio en la escuela. Ésta debe reforzar el lenguaje adecuado y hacerlo común. Ella es la más indicada para dar una visión socio-cultural del incesto. Las clases mixtas, cargadas de tolerancia entre sexos y personas de opinión diferente (sin caer por mor de la falsa “igualdad” en el actual sexismo fantoche, de una estulticia a la que no se le conocen límites) fomentan enormemente una equilibrada educación sexual. Igualmente la existencia de monitores de ambos sexos, con visión complementaria e incluso contradictoria del problema son polos de identificación muy útiles. En las condiciones anteriores los niños aceptarán su cuerpo, su sexo, vivirán de acuerdo con él, respetarán el otro, no encontrarán en el placer culpa, etc. En definitiva, sentirán un gran equilibrio interior y un nivel de madurez integral propio de su edad, por supuesto, pero en verdad envidiable. ¿No es eso maravilloso? .

Fin

El mundo según el Diantre Malaquías

04 julio 2017

(₸) Lejos, aquel paraíso


Lejos, ondas argentinas
correrán silenciosas
hacia el ignoto beso eterno
entre el murmullo pensil
y amorosos susurros
del gigante Eolo
a la bella Oréade.

Todo duerme melancólico
sobre aquella ribera
donde ronronean las abejas
y juegan los enamorados
libando el jugo amoroso
de sus tiernos corazones.

Y cantarán los jilgueros
ufanos cánticos
perdidos en la densa hojarasca
de adolescentes acacias.

Ay, nítidas sombras
lechos de estivales siestas
¡cuánto lloro vuestra ausencia!
perdido como estoy
en el árido y gris desierto
de estructuras polifémicas
y ahogado en un mar de cemento.

BCN, SEPTIEMBRE DE 1975

Los Versos diantres del Diantre Malaquías.