Páginas vistas en total

24 abril 2015

Credenciales de Psicólogo




      No quiero pecar de presuntuoso o soberbio porque me parece una impostura, sin embargo creo con toda sinceridad que mis conocimientos y experiencia tienen un valor añadido y aportan algo nuevo al mundo de la Psicología. Entre otras contribuciones, tiene para mí un especial sentido la crítica, pues nadar un poquito contra corriente siempre lo he visto como una actitud por supuesto genuina y hasta lúcida. La razonable -por tal lícita- transgresión excita y motiva, lo ya sabido -por fácil y previsible- narcotiza y adormece las conciencias. Para empezar, mi estilo o mi manera de entender casi todo lo referente a la Psicología no es desde luego la usual. Ya en la Universidad alguien dijo de mí que muchas de las afirmaciones que formulaba en clase no las extraía de los libros, a lo que contestaba que los márgenes de mis libros estaban hechos una porquería de reescritos, apostillas, dudas, réplicas y anotaciones diversas u otros comentarios de lo más variado. También en la práctica profesional hay mucho de mi singular forma de ser y de hacer, lo que no debe interpretarse obligatoriamente como un halago, si bien estoy bastante satisfecho de cómo hago mi trabajo y de los resultados que con él se han ido obteniendo. El modo de abordar las cuestiones que se me presentan ha resultado muy eficaz, en ocasiones incluso brillante. No ya el diagnóstico o el pronóstico, que pueden expresarse en forma muy convencional y académica (a ser posible con abundantes siglas que visten mucho, tal que TB, TOC, TDH…), sino el análisis prolijo, la estrategia a seguir, la manera de intervenir, etc.; todo ello investido -en definitiva- de la idiosincrasia propia. Y también el trato. En la Universidad siempre se nos recalcó la importancia de controlar la “transferencia” y la “contratransferencia”, y es cierto que así debe ser. Pero con frecuencia muchos, demasiados lo asociaron a un distanciamiento del paciente, a una relación fría y lejana; lo cual yo siempre presumí como errado y del todo contraproducente. En mi caso siempre apliqué una relación directa, cercana, humana, del mismo nivel entre paciente y terapeuta, pero en roles diferentes, y los resultados me acompañaron. Menos mal que no hace mucho vinieron los más sesudos conductistas a darme la razón, si no tendría al COPC (el colegio profesional de los psicólogos de Catalunya) trinando tras de mí, que ellos velan mucho por el rigor.

      Pues sí, el rigor o la seria pretensión del mismo forma parte de mis objetivos. Sé, si me lo propongo, evaluar cualitativa y cuantitativamente cuadros, conductas y resultados. Mido, cuantifico, diseño, experimento si me place o conviene al proceso (muchas veces, no). No obstante prefiero revestir mi trabajo de sencillez y cercanía. Los resultados saltan a la vista, como también algún fracaso mayor o menor. No muchos, la verdad. Vamos, como para no asustarme de mí mismo. Eso sí, procuro no hacer mucho caso de las gráficas en mis hojas de terapia, siendo éste un apartado que generalmente complemento sólo en parte, aunque debo mantenerlo porque algunos detalles del mismo ya son por sí solos útiles y orientativos. Como profesional no desdeño la terapéutica PRIMAL, GESTALT, PT DINÁMICA, PT BASADA EN LA EXPERIENCIA, CONDUCTISTA, etc.; si bien hago especial hincapié en la utilización del modelo COGNITIVO-CONDUCTUAL, cuando las condiciones lo aconsejan y/o lo permiten. Resulta la más humana y una saludable combinación de activación mental, actitudinal y de afirmación personal. Es el modelo paradigmático para alcanzar no ya una elemental autonomía, sino una amplia autonomía integral. Por descontado, soy alguien que detesta el pateo al rigor, como ese profesional usurero e incompetente (seguramente más lo primero que lo segundo, o no) que aplica sesiones maratonianas de varias horas al día, a un “pico” de € la jornada. Qué horror. No se puede ser tan tonto (no me lo creo) como para desconocer que aprender y reaprender supone periodos activos de crecimiento y otros refractarios o incluso regresivos, por lo que el tratamiento debe extenderse en el tiempo de forma racional, tanto en planteamientos técnicos, como pecuniarios. No puede ser que no lo sepa, por lo tanto quien así actúa es un usurero que lisa y llanamente está estafando a un cliente (que no paciente, en este caso).
Es cierto que no siempre es posible el tratamiento psicológico (psicoterapéutico, para ser más exactos), por diversas y coyunturales razones de lo más variado. Desde la naturaleza de cada cual, a la actitud entorpecedora o poco colaboradora de los padres y madres cuando traen a sus hijos (de forma particular si entienden que responsabilizarles es culparles), o la existencia de trastornos de origen y pronóstico inciertos y en los que es muy difícil explorar sin avasallar la intimidad del paciente, con demasiada frecuencia tan celosamente guardada en el ámbito familiar. Sin embargo, en muchísimos más casos de los que hasta ahora se nos ha permitido intervenir, el papel del psicólogo habría de ser insoslayable e incluso determinante. Considérese -como botón de muestra- la trilogía NEUROSIS CRÍTICA, PSICOSIS, ESQUIZOFRENIA ASENTADA (personalmente me cautiva la fenomenología del baile entre estos tres términos). He podido observar cómo una NEUROSIS AGUDA, extrema, ha pasado a PSICOSIS, donde la disociación entre realidad interna y la externa u “objetiva” pasa primero a ser una “adisociación” o disociación ciega (no se ha manifestado todavía la doble personalidad, pero ya aparece un corte entre estas dos realidades) y acaba por asentarse en ESQUIZOFRENIA arraigada, donde ya se ha perdido la capacidad de comunicación con el mundo que llamamos real, y con el primer brote el despliegue disociativo cursará de forma más o menos aparatosa, pero cursará. Y esto se produce por fragilidad caracterial, o lo que fuere, en quienes por dejar condicionar tanto su mundo interior e identitario se convierten en vulnerables, o tal vez ya los hicieron indefensos en sus primeros años por una educación desatinada (interventora en exceso, por ejemplo). Me da igual que la ortodoxia con vocación censora pueda llegar a cuestionar tesis como la que aquí sugiero, tan sólo trato de exponer con la mayor fidelidad lo que me parece de lo que observo. Por supuesto, los nombres que aquí aparezcan son ficticios, pero no las historias. Recuerdo a Antonio, el del botón, taxista por más señas, que de tan buena persona hacía caso a todo el mundo y casi acaba por no saber ni quién era él mismo y, que de no haber sido por el dichoso botón que lo mantuvo unido a la realidad, hoy quizá ya anduviese deambulando en su horas libres por la ciudad donde se emplazara su hogareño manicomio, voceando a los cuatro vientos y en modo ecolálico su trastorno. Cuando lo ingresaban en la clínica mental se decía: “Me dirán que esto es Guadalupe, que mi taxi es un trasatlántico, pero esto será siempre un botón”; todo ello mientras apretaba con fruición el botón en la palma de la mano. El botón fue el hilo que lo mantuvo unido a la realidad convencional. Tratarlo después fue muy fácil y de resultados para sentirse orgullosas cada una de las partes, osea él y nosotros. O también el caso de Luisa, la perfeccionista, que llegó a estar “más para allá que para acá”, sometida a fuertísimas presiones místicas, impuestas en su entorno no por la vía despótica, sino por la sutil y dulce persuasión que encierra mayores peligros. Cuando fuimos capaces de mantenerla “pacá” (el cómo ya se irá viendo, aunque tiene mucho que ver con la recuperación o alcance de una cierta autonomía personal), entonces vencimos. Luis, el artista, y su enrarecido y desquiciante entorno, incapaz de generar no ya un ambiente favorable, sino más bien todo lo contrario, es decir patogénico. Con 700 € al mes, un piso social compartido con otros compañeros, seguimiento psiquiátrico (al principio) y psicológico durante un periodo prolongado, pues caso resuelto. ¿Utópico?. Otro tanto le pagaban al asesino del hacha quien se lió a hachazos con su compañera sentimental, o a otros psicópatas redomados y sin redención. En consecuencia, ¿por qué no dedicar el mayor volumen de recursos a los recuperables?.
      Hasta aquí los casos salvables, unos definitivos y otros en proceso y aún posibles. A Pepa le sobrevino un episodio de delirio místico tras abandonar la psicoterapia. ¿Casualidad?. Pudiera ser, pero ahora mucho nos tememos que se haya cronificado su enfermedad y desde luego no es factible la terapéutica sin medicación, que en nuestra opinión ha de tender a moderada. ¿Por qué casos como éstos no nos los remiten los Psiquiatras con entusiasmo y urgencia, para un intenso tratamiento psicoterapéutico, tras el primer brote?. ¿Por qué los responsables no toman medidas tajantes en el mismo sentido?. No, no es sólo responsabilidad de unos. Incluso de ello son responsables psicólogos incompetentes (por nula vocación, quizá no por tontos) que intervienen prácticamente serviles o “a ciegas”, tanto en el diagnóstico como en la aplicación curativa. De Santi, el pintor de brocha gorda y Pep, el frutero ecolálico, podemos saber cómo llegaron a esta situación. En nuestra opinión, entornos muy cálidos, pero al mismo tiempo muy interventores y directivos en lo moral y en el propio desarrollo de la autonomía personal los fragilizaron tanto que no pudieron resistir ni soportar una gravísima inconveniencia, como la de encontrar a su chica (Pep)  y mujer (Santi) en la cama con otro. Quedaron colgados para siempre. De ellos se sabe que antes eran o un muy buen estudiante o un magnífico profesional de la brocha gorda. Sin embargo, ahora no sabemos cómo atajar la situación actual. Santi es el único responsable de sí mismo que prefiere y se queda con su divina locura, envuelto en su solitario deambular tranquilo y sereno por las calles de la ciudad. La gente lo conoce y lo saluda, él -cortés- responde pero sigue manteniéndose alejado. Con Pep, como en otros muchos casos, quienes debían atenderlo adecuadamente en realidad no lo hicieron porque no creían demasiado en nuestros planteamientos, tal vez por su miedo a que pudiéramos descubrir no sé qué de sus intimidades (ellos sabrán), ni tampoco nos dieron una mínima oportunidad en tiempo y confianza. Cayeron de pleno en la única terapéutica que les da el control casi total sobre el problema (que no la cura, así sea sólo una cura parcial); esto es, a costa de la supernarcotización domaron la presunta fiera. Les viene mejor, es más barato y además no tienen que enfrentarse a la autocrítica respecto a sus actitudes.

      Todas estas singulares e impagables experiencias han ido forjando en mí un concepto de la Psicología bastante alejado de convencionalismos superfluos y repetitivos, más que tópicos. Me han permitido percibir de forma más abierta y flexible los trastornos, su etiología, el diagnóstico y, de ser el caso, la terapéutica que, aun siendo estrictamente psicológica, tendría cabida en los casos anteriores, bien en los exitosos y siempre bien controlados, bien en aquéllos en los que pudiera ofertarse un rol preventivo-educativo o incluso terapéutico, si te dejaran trabajar. Pero muchos entornos están demasiado envueltos en un inexplorable (tanto como supuesto) secretismo. En realidad, en las PSICOSIS/ESQUIZOFRENIAS muy a menudo se dan los entornos en exceso plúmbeos e impenetrables, como para pensar de buenas a primeras y en muchos de los casos (me remito a lo que la Escuela de Palo Alto denominó ESQUIZOFRENIA CISMÁTICA), en una etiología orgánica, aunque tampoco la negaré. Ojo, no se vuelva a confundir etiología con el indicador que la acompaña (a uno no le pasa algo porque es introvertido, sino que es introvertido porque le pasa algo, ¿se entiende?). Pues nada, a amodorrar al paciente que así quedamos tranquilos y nos dejamos en paz los unos a los otros (padres a terapeutas y viceversa).
Pero…, ¿y las neurosis  a las que un buen número de Psiquiatras aplican con sus pacientes terapéuticas no sólo inútiles, sino ilegítimas, de dudosa legalidad e incluso asesinas?. Resulta que en cualquier clínica bien llevada, tanto el diagnóstico como el pronóstico de las neurosis son poco menos que pan comido, a excepción de los trastornos obsesivo-compulsivos, los cuales tienen un pronóstico complicado e incierto. Por supuesto, un buen pronóstico depende mucho del modelo terapéutico elegido y de la idiosincrasia global del propio paciente, pero en general -si se elige bien la terapéutica- los resultados son apabullantes, incluso con pacientes de escasa lucidez natural, ya no digo la adquirida como pueda ser el nivel cultural, grado de formación, etc. Sucede que muchos nos llegan arrastrados de tanto fármaco. En enero del año 2000 el IUSM (Instituto para el Uso Seguro de los Medicamentos y adscrito al Hospital Clínico de la Universidad de Salamanca) señaló que se producen más muertes por el uso inadecuado de los fármacos que por accidentes de circulación o neumonías. Nadie se rasga las vestiduras y, si lo hacen, los laboratorios los visten de Ralf Lauren para que se impongan los “tarugos” fieles a la secta química. ¿Podrían cuantificarse las producidas por psicofármacos recetados sin discriminación ni en cantidad, ni en dosis, ni en nada?. Yo lo percibo en pacientes que me vienen de psiquiatras. En muchos de estos casos, cuando se avanza en una psicoterapia adecuada, los resultados son, como ya se ha insinuado, espectaculares. En muy pocos casos (dos, tres…) puedo decir que la psicofarmacología haya contribuido a mejorar mis terapias. En el caso de Luisa, la “heavy”, que con su delirio místico dentro de un cuadro obsesivo-compulsivo, el Orfidal y el Tranquimazín contribuyeron muy significativamente a diluir en parte el contenido de los pensamientos delirantes, o al menos que éstos no le generasen miedo. ¿Fueron los psicofármacos?. Sí o no, pero me vinieron muy bien, tanto que en otras ocasiones los propuse, aunque los resultados ya nunca más los vi tan tangibles. Tal vez el efecto placebo hizo mucho, pues en los que esperan magia son muy efectivos, al menos en principio. En cualquier caso, del Tranquimazín no me extrañan sus benefactores efectos místicos, pues otro paciente, Andy el cartero, con amplia formación universitaria y un cuadro fóbico severo a cuestas, ante la dificultad que le suponía practicar la “desensibilización sistemática” y las “aproximaciones sucesivas” optaba por la pastillita, con una frase muy sonora tal que así: “a mi plin, yo tomo mi Tranquimazín”. Me consta que, a trancas y barrancas, pero sigue haciendo una vida más o menos normal. 
Con los psicópatas no tengo un extenso contacto, ni lo pretendo, si acaso a través de algunos informes psicológicos o periciales para los Juzgados, y si algo me interesa de ellos es seguir aprendiendo de su dura y perversa personalidad, entiéndase que en teoría sólo, claro está. Y ahora que se citan los informes, en contra de muchas opiniones (¿?, o así) ultraortodoxas, reivindico mi derecho a realizarlos de parte, cargados de pasión, subjetivismo y sólo ceñidos a la búsqueda del bienestar de quien más se lo merece, en ese juego muy a menudo repleto de interacciones mezquinas, chantajistas, manipuladoras, detestables en definitiva; en las que también muy frecuentemente se ven inmersos en medio de la vorágine niños bastante o del todo indefensos. Procurando no conculcar ni derechos individuales, ni nada, aunque a veces tiene uno que echar el freno de mano (más que nada por prejuicios judiciales contra el informante, no por convicción moral) y no cascar a diestro y siniestro. Más de una vez me he repetido a mí mismo que si quien me hubiese solicitado el informe fuese la otra parte, la que por demanda me toca dejar lo mejor que pueda, la sometería a un ataque demoledor. Pero no se me solivianten los ayatolahs del rigor, que yo también me lo pongo por bandera y muy en serio, por crítico que sea con el asunto. No es tan difícil en el proceso pararse, abstraer y concluir a qué parte se trata de tener en cuenta, proteger y  defender si preciso fuese con las subjetivas “verdades enteras” y de las que el perito como experto puede y debe aportar a título personal y bajo su riesgo, sin grafías bonitas que lo acompañen; y no tanto las que se derivan de los análisis estandarizados. En fin , uno piensa que el buen hacer del Psicólogo no ha de estar reñido, antes al contrario debe ser enriquecido, con un estilo personal expresión de unos conocimientos desprovistos de prejuicios que siempre comporta el saber borrego, y provistos de una amplitud de miras e imaginación que amplíe, matice o redefina las teorías más reconocidas, que hasta éstas, por muy útiles y sesudas, también son limitadas. En todo lo anterior subyace el afán por el criterio propio, del que me siento muy satisfecho (bueno, casi siempre) y si otros no pueden sentirse igual no es tanto porque yo los considere tontos o memos, sino porque son ellos los que así se ven o así actúan. Cuestión de autoconfianza, la cual también se entrena. Cuestión sólo de decirse a uno mismo esto como sea lo saco yo adelante. De igual modo quedan pergeñados los campos para los que, bien la investigación teórica o en su práctica tendrían iniciativas, propuestas, matizaciones y podría aportar un activo plan de conocimientos novedosos. Tal vez igualmente en otros temas o aspectos que, al no pretender aquí hacer descripción exhaustiva alguna, sólo una pergeña, no se citan; aunque muy bien podrían de igual forma agitar mis meninges en forma de motivación.
Acabaré con una historia que en su momento me demostró que no me había equivocado de profesión. Cierto día de hace unos cuantos años (yo era del todo novato) una chica joven me llamó por teléfono y con la lengua pastosa hasta el límite de lo ininteligible me confesó que se había tomado no sé cuántos psicofármacos con más de media botella de Ginebra. Se negaba a seguir viviendo (eso decía) y no quería nada más que hablar conmigo. Estaba sola en su casa y no quería acudir a ningún centro y yo tampoco sabía su dirección, pues se negaba a dármela.  Quería morir, sólo morir y en aquel mismo instante (repetía). Después de cinco u ocho angustiosos minutos y no sé cómo, desde luego con mucha vehemencia y convicción, logré convencerla que me diese la dirección y el teléfono, diciéndole la verdad, que llamaría  a las asistencias y las prevendría, como así fue. Yo no conocía y todavía hoy no conozco a esa chica, creo que nunca la conoceré, al menos conscientemente, pero ella sí dijo conocerme y sabía quién era yo. Me enteré después que la operación de “lavado gástrico” había tenido éxito y al día siguiente volví a recibir otra llamada desde el hospital. Era la chica que me agradecía mucho lo que había hecho por ella, me contaba cuánto había aprendido de esta experiencia a valorar la vida y me encumbró no sé cuánto más. Todavía otra llamada de ella ya de vuelta en casa se repitió la historia, pero ahora añadiendo que no quería conocerme más porque se enamoraría de mí, que en parte ya lo estaba y que eso no sería bueno para nadie. Quizá. Todavía hoy no sé quién es la misteriosa muchacha, aunque es una hermosa historia que forma uno de los pasajes más bellos de mi devenir profesional.

Fin

22 abril 2015

De duelo en duelo...

¡¡¡Publicación sugerida!!!

(Fotografía de Serafín Pan Falagán)

Y la espesa noche
en toda su negrura 
cayóme encima a plomo 
cual cruel asma furtivo 
robándome el aliento 
quitándome los aires 
que apenas hoy respiro. 

Marchaste de madrugada 
sin bici, ni carretillo 
(en Google Maps 
como huérfanos iconos
perpetuados contigo) 
celoso de tus silencios 
que ya nunca, nunca más 
y mirándote a los ojos 
podré yo volver a oírlos. 

Y como siempre discreto 
sin querer importunar 
hoy andarás de camino 
a la ilusa eternidad 
que es en mí  hondo vacío 
e insufrible soledad. 

Dios sabrá por qué te has ido 
porque yo.., yo no lo entiendo. 
Descansa en paz, ser querido. 

(A mi primo querido E.M.F.)


19 abril 2015

Darwin, las teorías, la ciencia... y su interpretación tendenciosa.


En defensa de la ciencia


      La lectura de ciertos artículos aparecidos en ejemplares diversos me incita a escribir este otro, cuyo objetivo no es sino dar réplica y, desde luego, tratar de desenmascarar un inequívoco tufillo maniqueo que, a menudo, se percibe en algunos escritos referidos al lúcido investigador. Para empezar, observo una excesiva recurrencia a temas tan arduos como el origen de las especies, para desmerecer –tal vez– a la Ciencia e intentar demostrar ¿…? no sé qué. O sí lo sé. Miren, la Ciencia y ese Dios de ciertos escribientes son incompatibles. De lo contrario, poco o nada se hubiese progresado, por cuanto ante cualquier fenómeno desconocido, en lugar de investigar, se le hubiese atribuido enseguida a Dios, y ya está. ¿Será por socavar los cimientos de la fe?. En mi condición de agnóstico coherente, que no ateo, no sólo no puedo negar la existencia de Dios, sino que incluso entiendo que algún científico dado a la mística lo encuentre en ese fantástico mundo de descubrimientos minúsculos, pero gozosos y fascinantes. Dígase de paso que la utilización indiscriminada, cruzada y entrecruzada de estos temas, todo por pretender desarrollar el singular sermón de quien persigue “racionalizar” deidades y divinidades varias, no es riguroso. Ah, el rigor.

      El rigor es condición sin la que no hay Ciencia. Pero ¿qué tiene de malo el rigor?. Vean. La Ciencia consta, entre otros, de dos componentes muy atrayentes. Uno, el primero, es la teoría, que no es sino un ejercicio de imaginación exuberante en su elaboración. ¿Son capaces de imaginarse sin dedos en los pies, perdidos por atrofia de no usarlos?. ¿Y no les seduce pensar qué ocurriría, si nos diera -otra vez- por colgarnos de las ramas con esos mismos dedos que ahora se nos pierden irremediablemente?. Sublime. Pues lo que se imaginen sería la teoría. Y si se lo imaginan es pura fantasía. Queda patente, pues, que esta parte de la Ciencia es cualquier cosa menos árida, encorsetada, limitadora, etc. El otro componente que me interesa tratar es la praxis experimental. Con la teoría como guía, se inicia el divertidísimo momento del diseño experimental científico, con sus variables independientes, dependientes, control de variables extrañas, estadístico, preparación del instrumental y demás medios, etc. A continuación pruebas demostrar una mínima parte de tu teoría basal. Y sale, o no sale. Si el caso fuese afirmativo, además de sentir una inmensa satisfacción, te crees un privilegiado poseedor único de una verdad universal, nimia sólo en apariencia, aunque muy útil, práctica y que, una vez más, abre al investigador un sinfín de nuevas posibilidades. Es como un pequeño milagro. Porque ¿no es acaso un “milagro” -o así- que la policía científica sea capaz de identificar a un sujeto por los restos de saliva encontrados en una boquilla?. Entonces no parece ni aburrido, ni espinoso, ni nada por el estilo reducir (sí, reducir) los fenómenos a la dualidad causa-efecto. ¿Qué más de malo tiene el rigor?. Es cierto que, de alguna manera, aparta al científico de la realidad del Metro en horas punta y, en general, del mundo que dicen real. Pero para ver y oír lo que se ve y se oye, mejor entretenerse con tubos de ensayo, aunque provoquen sarpullidos.

      En definitiva, y aun no siendo función de la que se ocupe o preocupe la Ciencia, ésta se encarga de señalarnos (eso sí, con cuentagotas) lo que hay detrás de cada ignoto fenómeno, que no es Dios, sino otro fenómeno corriente, asequible y concreto. Y no es porque se pretenda negar la existencia de Dios, al que, como ya se expuso, algunos científicos creyentes pueden ver (y no es extraño) en las casi imperceptibles secuencias de sus descubrimientos; sino porque allá donde todavía no llega nuestra mente, tendrá que acabar llegando y hacer conocido lo desconocido. ¿Que es imposible?. Ya se sabe, pero aquí radica la enjundia científica, esto es, que nunca podrá saberse todo (¡qué decepcionante resultaría!), y así nunca faltarán asuntos sobre los que indagar. Esta posibilidad me resulta mucho más atractiva, que desagradable -por lo desprovisto de rigor- pueda serme que algunos utilicen la limitación de nuestros conocimientos (el tan manido “punto cero”), para colocar a Dios como gran Creador de todo cuanto se ignora. Lo tienen fácil: por más que se descifre, siempre habrá algo indescifrable a continuación. Pero -que se sepa- cualesquiera que sean las creencias del científico, éste buscará siempre detrás de lo desconocido no la mano de un creador (o Creador, si lo prefieren), sino otra “cosa”. Y así, periódica pura.

Preguntas a Darwin

      Leo en alguna parte algo así titulado y la significación que pueda derivarse del título es del todo engañosa. Más que “Preguntas a Darwin” debería ser “Respuestas a Darwin”, pues los enunciados planteados en forma interrogativa -eso sí- llevan explícita (más que implícita) la respuesta. Pues claro que sí, o que no, o vaya tontería, parecen reclamar. Incluso se expone una cita textual del propio Darwin sobre el supuesto absurdo de la evolución del ojo, como queriendo demostrar con ello que ni siquiera él mismo creyera en sus propias teorías. A mí puede parecerme ridículo imaginar al ser humano sin dedos en los pies, pero ello no ha de presuponer que no pueda llegar a darse. Si me apuran, diría que estamos en trance de atrofia cerebral (con tanto fútbol, telenovelas, guapos y guapas…), camino -quizá- de niveles protozooicos y de tan poca capacidad de abstracción como la ameba. Y más se acelerará el proceso de seguir empeñados en atribuir siempre a un ser superior lo que se nos escapa; en lugar de estrujarnos las neuronas e investigar. Les parecerá absurdo y puede que no sea para tanto, pero pasitos para tal atrofia, en serio que los estamos dando. Por cierto, en el mismo momento de estar leyendo este escrito, en su ojo se estarán produciendo minúsculas mutaciones adaptativas, en la misma dirección que marca la tan denostada teoría evolutiva darwiniana.

      Sobre el azar y la Ciencia. Que yo sepa, ningún científico recurre al azar para explicar nada. En cualquier caso, a un número indeterminado de variables extrañas sin identificar (acéptese la redundancia) habrá de dárseles un nombre; y el más corriente, por convención, es el denominado azar. Sin embargo, el azar no es sino ese conjunto de variables intervinientes (a buen seguro), a las que no es posible por el momento definir ni medir. Es, pues, ese cúmulo de variables sin duda potencialmente precisas, concretas y medibles (digo parcialmente), pero hoy desconocidas, no asequibles al conocimiento actual e ignoradas las que metemos en el mismo cajón del azar. Estoy convencido que si me toca la lotería no habrá sido por casualidad, aunque no me quedará más remedio que aceptarlo, por cuanto no seré capaz de identificar ni una sola de las variables que han intervenido en tan gozoso suceso. Bueno, alguna sí: o he jugado, o me han regalado el boleto. Y sobre las mal llamadas “pruebas fósiles" diré algo. ¿Pero es que los fósiles pueden evolucionar?. Según los conocimientos actuales, las piedras o cualquier otra materia inorgánica portadora de restos fósiles carecen del componente “bio”, en consecuencia no pueden evolucionar (que es un concepto biológico) adaptativamente. Así pues, tales supuestas “pruebas fósiles” serán en todo caso indicios, si acaso signos e incluso evidencias; pero difícilmente pruebas definitivas, porque el proceso evolutivo es tan sutil que dos días en tiempo significarán evolución, pero ésta no podrá nunca plasmarse en una marca fósil tan secuencialmente como en la realidad ocurre. Me supongo que el articulista habrá querido decir que unos pies de dinosaurio (vaya por Dios con los bichitos estos) marcados en una roca, y otros pies de dinosaurio también marcados en una roca, pero con algún rasgo distintivo respecto al caso anterior, podrían -quizá- probar algo. Pues no pueden probar nada, y mucho menos evolución gradual. Pueden indicar que la investigación va por buen camino y basta. Por tanto dudo que Darwin esperase alguna “prueba fósil".

      No se me tome en este escrito por fustigador de creyentes. Ni niego a Dios, ni lo reconozco; y menos aún con algún tipo de rostro humano, aunque tampoco es un tema que ocupe en demasía mi vida mental. Además, como quedó ya dicho, el mundo de la investigación es tan fascinante que alguien pudiera verlo en el lado oscuro del conocimiento. Sencillamente anhelo que, ya que quienes tenemos mentalidad científica no gastamos mucho fósforo ni confundimos intentando demostrar nada a favor ni en contra de deidades, los creyentes (algunos diríase que cruzados) con aficiones literarias o pseudocientíficas se abstengan de utilizar de manera simplista, maniquea y confusamente temas polémicos (en religión, que no en Ciencia), con pretensiones de probar lo que no es probable. Ya se sabe, lo de Dios es cosa de fe. Mejor sería para su apostolado recurrir a la constelación Orión, que ahí todavía faltan muchos misterios y fenómenos extraordinarios que explicar. Tendrán materia para rato. Por mi parte, soy primate (dicen pretenciosamente que superior), descendiente de primates (sí, sí, ríanse cuanto quieran); aunque tampoco me sería mayor honor o deshonor saberme creado a imagen y semejanza de Dios (lo cual también es presuntuoso). Pero a mí no me sirve. Y acabo. Sería muy gracioso que algún reidor fuese de ésos que ahora vocifera ante un televisor, viendo un partido de “fumbo”.

El Diantre Malaquías, pseudónimo

16 abril 2015

DE CAMINO AL GÓLGOTA (Vía Dolorosa)


DIOS, MATERIA, AMOR

A través de la ventana
diviso árboles que
-oh, impulso de primavera-
empiezan a florecer.
Pero es un día gris.

Domingo de Ramos.
Se ven en las calles
palmas y niños
que a niños felices juegan
adultos que matan ocios
y viejos a un paso del fin.
Quizá hoy muera alguno
de algo o de soledad.

Soledad, fiel compañera
mi traidora amiga
ladrona de intimidad:
abandóname o mátame.
Te quiero perder de vista.

Pero el largo camino
está ya trazado
y en él yo pienso arriesgar:
todo o nada, para nada
pues ni todo ni nada ha de ser.

Puede que el descaro
me condene y de mí haga
un Prometeo encadenado.
¡Qué más da!, me arriesgo.

Ser o no ser
y nunca el ideal burgués
de tener o no tener.
Feliz -dígase así- es aquél que es
no que posee.

Si tienes se puede perder.
Ser o no ser, existir, tener...
Dependencia
simbiosis entre parásitos
en funciones o en potencia
que quieren pero no pueden
o no pueden aun pudiendo.

No tener y pugnar por lo contrario
es tener...
anhelos de cuanto se carece.
Es tener.

Hasta hoy
-y a veces parece desgracia-
sólo he sido cuando soy
pues nunca hasta aquí he tenido.

La música conforma mi esencia
y aquella mujer
a quien yo quiero y no me quiere
también.
Son mi sollozo continuo
y enjundia de mi existencia.

¡Ay!, estoy soñando
mi amor-desdicha.
La materia es Dios.

Rasgado estoy por aquí dentro
pues quiero poder tener
y así tengo. Tengo.

La materia es Dios.
Yo soy materia y soy Dios
pero la avaricia me puede.

Quien te entienda que te compre.
Sí, que me compren.
No, no, me regalo.

Muerdo un cigarrillo.
Nervios, desgana, apatía...
El tener, tengo.
Lo vendo.
No, no, lo regalo.

Tarde en habitación oscura
gorro de cura
que cubre la mugre
donde hierven las ideas.

El disco me gusta
pasa y repito, pasa y repito.
Tengo. Ya me harto.
No, el amor no vendo.

Opresión y cárcel.
Silla sin respaldo.
Antes lo tenía
y me asusto de no verlo.
Puerta cerrada. Me asfixio.
¡Aire!. Aún existo.

Amor, música, cielo
almas de mi anhelo
no huyáis, por la Cruz de Cristo.

Soy materia y además deseo.
Tengo: ya soy Dios.
Vendo, vendo, nunca regalo.
Ay, amor, pero a ti no te vendo
ni te compro ni te regalo
pues no te tengo.

Domingo de Ramos.

Bcn, abril de 1972. Retocada en Bcn, enero de 1993




REQUIEM POR MÍ

I) Primera estación:
Nace un espino
muere una flor.
Se cierran sus hojas.
La ausencia de sol
oscurece el camino
marchita el amor.
No pienso, no vivo.
¡Adiós ilusión!.

II) Segunda estación:
Se aleja el amigo.
Todo acabó
según mi destino.
El beso de Judas
fue engaño y traición.

III) Tercera estación:
En piedras tropiezo.
Ando y me caigo
mis rodillas sangran.
¡No aguanto!.
El gentío avasalla
ríe y se burla.
Imploran mis ojos
y nadie me ayuda.

IV) Cuarta estación:
Sigo sin fuerza
cruzo miradas.
Veo a mi madre
que entre sollozos
saliva y escarnios
musita su amor.

V) Quinta estación:
La cruz me hunde el hombro.
Supura mi alma
suda mi rostro.
Mi boca estalla:
Dios, ¿dónde estás?.
Un labrador
aunque forzado
con mi pena carga.

VI) Sexta estación:
Cubre mi cuerpo
la sangre empapada
en polvo y sudores
esputos y babas.
Al aire cargado
mi faz lacerada
tragedias proyecta.
El corazón se ablanda
de una mujer valiente
que entre la turba avanza
y mi cara limpia
con una toalla.
Allí quedó mi retrato
para purga de escribas.

VII) Séptima estación:
Segunda caída.
Ya se extingue el ser
con la experiencia sufrida.
Ya marchita tengo el alma
de tanto buscar amor
y no encontrar ni un querer
alivio para el dolor
de esta lucha miserable.
Inútil. Inútil.
El sadismo de las masas
no cede ni ceja.
Es su espíritu una isla
su cuerpo tan sólo coraza.

VIII) Octava estación:
Cerca estoy de la cima.
Llega mi vida al alcor
cénit de un ideal
cuando por mí veo llorar
gentes de corazón
que inhiben su pensamiento.
Temen perder el cuerpo.
Temen la muerte
y ya están muertos.
Soy su liberación.
Soy mesías de sus mentes.
Masas en movimiento:
es la muerte la semilla
del mito redentor
la idea.

IX) Novena estación:
Sin cuerpo ni sangre
maltrechas mis carnes
me infunden valor
el fuego y el hambre
de un triunfal fin
en aparente fracaso.

X) Décima estación:
El vulgo feliz
celebra mi estado.
No puedo entender
que tanto dolor
acabe en orgasmo
sendero hacia un hito
que en medio de ritos
sacraliza santos
consagra inmortales.

XI) Undécima estación:
El sol en su ocaso
sombras de suplicio
proyecta en la cruz
herencia del árbol.
Llega la hora, amigo.
Penetren los clavos
desgarren mis manos
esfumen mi ser.

XII) Duodécima estación:
A todos perdono.
Jamás comprendieron
ni aún saben qué son.
Cúbrales mi manto
mi halo salvador.

XIII) Decimotercera estación:
Muere un espino
y este pobre cuerpo
en fértil tierra
quisiera ser estiércol
de un mundo distinto.

XIV) Decimocuarta estación:
Tal vez algún día
renazca la flor
de la muerte: la vida.

Barcelona. Diciembre de 1972. 
Considerablemente remodelada en BCN, Febrero de 1989.




DESCIENDE CRISTO

Desciende, Cristo
a redimir al injusto.

El pueblo te llama a gritos
implora de ti el perdón
por tu muerte en el madero.

Buscan un Salvador
un divino iluminado.

¿Eres tú Jesucristo
hijo de hombre y de Dios
ilustre crucificado?.
Ya no habrá crucifixión.

Desciende, Cristo.
El pobre así suspira
en pavorosa aflicción
por la herida aún abierta
cuando el pueblo te mató.

Desciende, Cristo.
¿No te llega su clamor?.
Transforma a los poderosos
dulcifica sus pecados.
No humilles a los soberbios
ni al humilde enaltezcas.

Borra del mundo a los siervos.
Caminos todos allana
pero no hagas del monte valle
ni del valle hagas montaña.

Y gozará el miserable
en su remoto dolor.
Y sufrirá el potentado
como un inocuo escozor
los atropellos de antaño.

Ésa es su humillación.

Desciende, Cristo. Hoy por hoy ...

Barcelona. Noviembre de 1972



POR UNA MANZANA

Ya no me aterra la muerte:
nacemos para morir.
Ni en mí hace mella el dolor:
tanto he sufrido hasta aquí.

Sufre el pudiente en su alma
la herida -¡profunda herida!-
de su propia negación.

Hizo Dios al hombre libre
y en la Tierra apareció
para vivir libre.
No quiso la libertad.

Del árbol del Paraíso
pendía aquella manzana
que el hombre quiso coger.
Un hombre la conquistó.
Fue el primero y dominante.

Dominado y su deseo
fijaron su vista al árbol.
Pero el árbol
ya nunca más floreció.

El amo y señor de la fruta
fue entonces dominador
de otros hombres con deseo.
El hombre se encadenó.

Ya no me aterra la muerte.

Barcelona. Abril de 1973


LO INMARCESIBLE

Esta noche en mi aposento
he vuelto la vista atrás
en contra del Evangelio:
“Aquél que mire lo arado
no es apto para mi Reino”.

Mas ... era necesidad
imbuirme del pretérito
y gozar con lo sufrido.

El repaso de lo escrito
el recuerdo me ha devuelto
de etapas remotas
en evolución y en tiempo.

Y ahora
que ya todo es volátil
asombra mi pensamiento
tanta belleza creada
cuando todo era tan frágil
y esencia de sentimiento.

Y cuando el puro dolor
en ausencia de mí mismo
movía él solo la pluma
pariendo unos tristes versos
a ritmo de corazón.

Las vivencias del ayer
base de lo intemporal
plasmadas sobre un papel
cual inmarcesible estado
año tras año tan nuevo.

Antes era realidad
hoy es ya pura poesía.
Sólo por subsistir. O por ser.

Santibáñez de la Isla. 1972

 Los Versos diantres del Diantre Malaquías

11 abril 2015

CHINAS EN LOS ZAPATOS -III-


¡¡Publicación reciente!!


NOVENA ETAPA
( De junio de 2014, hasta enero de 2015)

      CLAMOR, ÉXITO TOTAL, MAYORÍA APLASTANTE... En mi Blog, "dinamicacultural.blogspot.com/", tengo desde primeros de noviembre del año en curso colgado en portada un corto adjunto donde vaticiné qué iba a suceder con las votaciones del proceso catalán denominado "iniciativa popular" o algo parecido. Pues bien, lo clavé. Véase. Censo real de Catalunya: 5.200.000 personas (algunos diarios de contrastado rigor lo han cifrado en más de seis millones), a las que he restado unas 50.000 que hayan podido fallecer o haberse ido ya de aquí, pues este censo corresponde al de las elecciones al Parlament del 2012. Censo de chichinabo, es decir, el elaborado a conveniencia donde se incluyen extranjeros conversos, niñat@s.cat, difuntos nacionalistas, votantes disociados por brote psicótico que han votado dos, tres o las veces necesarias para cumplir con su personalidad múltiple, etc: 5.400.000 personas, de las que he sustraído unas 30.000 ó 40.000 por márgenes de error estadístico. Porcentaje de votantes que acudió a las urnas de chistera, según los datos aportados por los oficiantes de la secta: 2.300.000 personas. De este número tengan la convicción que entre un 5% y un 30% (más cerca del treinta que del cinco) es voto manipulado y amañado. Vamos a ver, conociendo como conozco la fruición de los sectarios por votar antes que la Guardia Civil les retirase las hermosas urnas (averigüen a qué empresario del cartón se encargaron), si a las 18 horas había votado (siempre según los oficiantes) 1.800000 personas, ¿hemos de creernos que en dos horas lo hicieran 500.000 más?. Pues no, no me lo creo y los participantes fidedignos no llegaron en ningún caso a los 2.100.000, fijo. A no ser que, como debió suceder, ante la insuficiente afluencia de sufragantes, un buen número de los miembros de la secta se dedicase a votar en varios colegios y hasta es muy, pero que muy verosímil que los voluntarios añadieran votos al final del recuento. ¿Les cabe alguna duda?. Pero en fin, demos por buena la cifra de 2.300. 000 votantes, lo cual -insisto- nadie en su sano juicio se va a creer. Pues bien, en relación al censo real habrían votado un 45% (en mi vaticinio el tope máximo era un 48%) y en relación al censo de chichinabo un 43%, siempre estos porcentajes al alza. Si el 10% votó NO, el porcentaje real de ciudadanos de Catalunya que apoyan la independencia rondará en una horquilla de entre el 28% y el 40%. Resulta pues que la verdadera miopía es no querer ver ni tener en cuenta a esa otra Catalunya que constituye al menos el 55% del censo real de esta parte de España. Y ahora, siguiendo su habitual costumbre victimista, nos dirán que las condiciones de la votación..., y tal y tal. Pero bueno, si han sido precisamente las condiciones de votación las que les han permitido hinchar la participación de modo grosero, hecho que sin duda algún día saldrá a la luz. Y no lo han hecho más groseramente porque saben que aún tardarían menos en ser cazados. Tirando de semiótica, las fiestas previstas extrañamente no fueron muy ruidosas (si mi mujer me lo hubiese permitido, el 9-N habría sido yo el de la cacerolada de las 22 horas) y se quedaron en humildes celebraciones. Tampoco a los oficiantes de la secta se les vio cara de satisfechos, salvo la cara falsa tan propia de políticos, en particular algunos de esta pesada patria.Y con estas cuentas todavía hay gente, sin duda limitada, que se cree el cuento. Esta es la pura realidad para quien quiera o esté capacitado para entenderla. Es bueno también que el resto de España sepa que hay otra mayoría de catalanes a los que esa Catalunya de secta que nos quieren colar no es ni la única ni la más real. Pero, como expreso en el corto mencionado, a los oficiantes de esta farsa ya les va bien seguir con la tabarra, porque sin ella peligra de manera alarmante su supervivencia sustentada por un montón de bob@s. Ver para creer.

      EL MUY... HONORABLE. El que durante décadas allá por el último tercio del siglo XX fue Molt pero que Molt, Molt y Molt Honorable President del taifato NE.cat. está siendo investigado por la Interpol a instancias del paraíso -terrenal- de Liechtenstein. Conclusión idioti -perdón- idiosincrática: a la gente de esta nuestra ejemplar nación del NE peninsular nos persiguen y atacan no ya desde la España siempre opresora, sino desde media Europa. ¿No será que nos tienen envidia?. Porque mangantes, mangantes...lo que se dice mangantes, aquí ni los hubo, ni los hay, ni los habrá. No se confundan ni confundan, que todo lo hacen por su amor inmenso a esta nuestra amadísima patria. Si acaso.

      MALDITO ÉBOLA. Digan lo que digan los resentidos de cualquier condición y credo (allá cada cual con sus paranoias), este país está preparado para llevar a cabo empresas importantes con solvencia e incluso imagen (podría detallar una larga lista en la que no me voy a entretener). No sucedió así con el asunto del ébola, donde haber gestionado el tema peor de cómo se hizo hubiera resultado tarea imposible y esto ya, por vergüenza torera (con perdón, no se me vayan a soliviantar los antitaurinos zafios), justificaría una cascada de dimisiones irrevocables que ni se han producido ni mucho me temo vayan a producirse. Para empezar, a alguien en la cadena de responsables y mandos políticos y/o técnicos se le debería haber encendido una lucecita en el interior de su cerebro que le impulsase sin demoras a inocular en sus subordinados el virus de la pedagogía y didáctica sanitarias, con objeto de enseñar a quienes hubieran o pudieran entrar en contacto con ese otro virus del ébola lo que podían y debían, y lo que ni podían ni deberían hacer tras esa tesitura. Protocolos que llaman. En cuanto a los profesionales sanitarios que hubieran de tener o tuvieran contacto directo o indirecto con un enfermo, todos y cada uno de los miembros de ese equipo deberían haber sabido que no podrían moverse por la vida con la habitual normalidad en los próximos veinte o mejor treinta días posteriores a su arriesgado servicio. Además, sus conocimientos habrían de haberles servido para aislarse en su casa y exigir que -en su caso- vinieran a recogerlos con las máximas garantías posibles, porque si no, de su casa no se moverían. Y por mucho que nos duela vivir lo que estamos viviendo, tampoco habríamos de darle las gracias a alguien que llega al hospital especializado gritando a los cuatro vientos que se abra paso el personal, que se ha infectado del ébola. Respecto a la posible atención a estos profesionales en los diferentes servicios sanitarios (hospitales donde hubieran podido acudir, ambulancias que pudieran haberlos recogido, etc. ) prefiero no entrar en detalles para evitarme una irreprimible ira, pues no es que rayara, sino que superó años luz un patetismo aún peor de digerir, por cuanto esto no ha podido suceder por ignorancia, sino por pura incuria. Y ahora a cargar con gastos extras que tanto empeño han puesto en ir recortando, para que luego los ahorros se nos escurran por el sumidero. Como los políticos no pagan, qué más les ha de dar. Y para cerrar el círculo, aquí habría de empezar la catarata incontenible de dimisiones, desde los profesionales rasos cuando menos descuidados o negligentes, ellos los primeros tras su obligada cuarentena, y después de ellos la caterva de inútiles del ministerio pertinente, incluidos los vividores cuya única función es cobrar a fin de mes por un puesto de trabajo artificioso creado y concedido por puro amiguismo, con el ministro de turno (ministra en este caso) como colofón, tras dar la cara que aún no se le haya caído de vergüenza en sede parlamentaria. Nos faltaría todavía esa especie por desgracia lejana a la fase de extinción (parecida a la ya extinguida que nos mortificaba con frases de Paulo Coelho colgadas en sus muros), que en todo ven una maniobra de distracción para encubrir otros problemas, en su ilimitado conocimiento mucho más importantes. Pues ahí va un tonto como yo, al que han conseguido distraer, de modo que me importan e importarán siempre mucho más cuestiones relacionadas con este tema, que no las memeces políticas (o así) de conspicuos analistas expuestas en sus respectivos muros, como antes hacían con las dichosas frases lapidarias del tal Coelho. Ah, y respecto a que los perros no transmiten el susodicho bicho, hace unos días en un programa de una cadena televisiva residual, aunque con presentador de postín, oí a un -por lo oído- sucedáneo de médico afirmar que estos animales no contagian el virus en danza mil veces maldito. Pues nada, propongan al presunto facultativo que por solidaridad y sensibilidad a flor de piel envíe a sus hijos a jugar con el perro de una persona infectada, porque aunque haya pegado lametones en la boca, o en las manos sudadas de su dueño o dueña, o haya pateado con sus pies objetos de la casa manoseados de mil formas y maneras, y luego que el incomprendido animal salga a la calle a corretear con toda libertad por los parques y juguetear -pobre- con los niños del lugar, etc.; tranquilos todos que no pasará nada, porque los perros no transmiten el ébola. Así lo oí y me quedé pasmado, aunque no me hagan mucho caso que soy lego en la materia. De cualquier modo, si el tal doctor fuera un padre responsable, ¿dejaría a su hijo acercarse y/o jugar con ese perro?. Qué fácil resulta instalar al ciudadano de a pie en la entelequia, es decir, pedirle que corra -y además avance- sobre una nube. Ahora sólo nos queda rezar para que no se dispare el número de infectados, porque de lo contrario habrá que dar una patada en el culo al gobierno en pleno y mandarlos a la oposición por los siglos de los siglos.

      INCITACIÓN A UNA REFLEXIÓN SOMERA SOBRE ORIENTE PRÓXIMO, AÑO 2014. Israel dispone de la bomba atómica desde hace ya mucho tiempo. Que alguien se atreva a poner una en manos de Hamás. Está todo dicho, porque a buen entendedor... Ahora que cada cual concluya lo que le venga en gana y siga colgando en los muros de las diversas redes sociales las simplezas y memeces que se le ocurran. Punto.   

      LOS REFERENDOS COMO PRETEXTO PARA LA SUPERVIVENCIA. Sobre los recurrentes referendos y el tan rebuznado "derecho a decidir", uno tiene la impresión que no son sino ineficaces (o muy poco eficaces) intentos de ocupar mayor presencia de la merecida en la opinión pública o -dicho de otro modo- agónicas formas de supervivencia. En realidad y aunque no parezcan precisamente muy lumbreras, son los propios propulsores quienes saben que la reivindicación permanente de esas consultas les da votos y los mantiene vivos, mientras que su ejecución real les traerá ruina política para -al menos- los próximos diez años y, como pelmas son un rato, volverán a la carga porque más allá de la reivindicación permanente carecen de vida. Tómese como ejemplo en primer término la forma de estado entre monarquía y república en la nación más grande (con perdón) de Iberia. A día de hoy (y aun no siendo tiempos muy favorables para la aristocracia) un referendo arrojaría sin ningún género de dudas más de un 65% de votos favorables a la monarquía, dando por sentado -claro está- que estos votantes son idiotas y los otros más listos que el hambre, faltaría más. Adiós por largo tiempo a la excelsa coartada para tener la calle soliviantada en la medida de sus posibles, que -afortunadamente- no llegan a muchos ni en sus mejores tiempos. Es como si todavía no supieran que por garrulos como ellos se perdió la guerra civil en la que -como en otras muchas guerras civiles y no civiles- antes que listos demostraron ser carne de cañón en un auténtico proceso de selección natural. Respecto a los facciosos del taifato NE.Cat y su "derecho a decidir" se resolverá en función de dos opciones. La primera, bajo convocatoria de los sediciosos y sus leyes de chistera, del total del censo real (no el elaborado a conveniencia o de chichinabo), acudirían a las urnas entre un 40 y 48% de votantes, con un voto favorable a la sedición en una horquilla del 28-38% (del censo real), otros pocos que votarían no-no, no-sí, sí-no o cualquier otra opción, tanto da; y el resto (más del 50% del censo real) que ni habrían ido a votar. La otra opción, si es una convocatoria legal con carácter de estado y quórum suficiente, entre el 50 y el 65% (del censo real) de los sufragantes lo harían contra la separación. Adiós por largo tiempo a la paranoica falacia de sentirse la sempiterna nación agraviada. Aunque no, que la paranoia no tiene cura y es como la gota malaya que no cesa, así que no tardarán en recurrir a otra farsa sin que se les caiga la cara de vergüenza, pero ya habrán dejado muchos votantes por el camino, pues si bien la paranoia es de mal pronóstico, la idiotez a veces mejora un tanto. Seguirían pues tocando huevos, pero ante una convocatoria de consulta en serio a unos y otros se les pondría el culín tan angosto, que un alfiler en sus vías rectales les resultaría tan desgarrador como si los estuvieran sodomizando con la mismísima estaca del ojo (en la cara) de Polifemo. No, el miedo lo tienen ellos.   

      PODEMOS. Si se ha de podar, podemos; pero antes habrá que ver la salud con la que troncos y ramas crecen. Porque si se tratase de una enfermedad parasitaria similar a la que está arruinando los afamados palmerales ilicitanos, entonces podemos  e incluso talemos troncos y ramas hasta fulminar la plaga. El peligro radica en el parásito rojo (¡uy!), en Elche importado del norte de África por un pájaro intruso y, en el ámbito político, contagiado por contacto con ciudadanos infectados de un flagelo en forma de populismo bolivariano que anida en diversos palmerales caribeños enfermos, a través de extrañas filias, hermanamientos e intercambios varios. Y la plaga roja alcanza ya dimensiones notables de modo que,  si la epidemia sigue extendiéndose, nos exigirá a todos que podemos sin pararnos a pensar hasta dónde podemos. Y ya puestos a podar, bueno sería que, en un remedo de la leyenda de Sansón y Dalila, la pertinente Dalila podase a los cuatro ceros las greñas del partidista chamán de turno con objeto de sorberle el seso (para hacerlo con su parónimo ya habrá tiempo) hasta secárselo y aniquilar el parásito rojo que tiene enquistado en sus meninges. Para eso están las urnas con las que debemos y queremos podar, así que podemos.       

      NECIA OPOSICIÓN. En nuestra sociedad al menos, parece que ejercer la oposición debe ser sinónimo de estupidez, pues un día sí y al otro más andan obsesivamente empeñados en marcar perfil diferencial negando la mayor aunque las evidencias los aplasten. Si, tras prometer lo contrario, el gobierno de turno sube los impuestos, además de este castigo habrán mentido a sus votantes y ello es cierto. Mas cuando en la misma legislatura los bajan es por electoralismo y "estacionalidad" (porque para estos preclaros casi todo es "estacional"). Si se crea empleo es "estacional" y precario. Sin duda precario lo será en una relevante mayoría, pero siempre "estacional".... A no ser que entiendan por estacional hechos que en alguna estación del año deben ocurrir. Nada, se empecinan el calificarlo de "estacional", así se trate de un lunes laborable japonés en plena reconstrucción de Fukushima. Cómo se les puede hacer entender a algunos que aspiran a parcelas de poder que la abundancia en la cosecha cuantitativa y cualitativa de votos se conquista por el centro y por la moderación. Y el centro y la moderación pasan por admitir los logros ajenos criticando otros muchos estragos importantes que han dejado en el camino y que cabe corregir. Mirad que es fácil reconocer -así sea con la boca pequeña- los humildes pero reales avances de los otros, cuando múltiples son las carencias a reprobar, no enemistando -al menos- a los moderados y sensatos. Porque puede que no abunden los brillantes e ilustrados, pero tampoco la mayoría son tontos e iletrados. Estúpidos. Por cierto, la estremecedora putrefacción sindical debe ser también "estacional"; es decir, de primavera, de verano, de otoño y de invierno. ¡Qué sinvergüenzas!. 


      NO SE CONFUNDAN, NO ME CONFUNDAN. Vaya por delante este escrito para que el personal sepa cómo pienso sin dobleces cuando no me escondo tras la ironía y/o el sarcasmo. Por algunos de mis escritos será fácil caer en la tentación de calzarme un estereotipo a la ligera y a las malas (con absoluta seguridad), cuando si en verdad se me conociera muchos se sorprenderían y hasta pudiera caerles muy bien. Otra cosa es que vaya a ser dado a conversar sobre temas que me aburren sobremanera. Pareceré propenso a fobias de moda, más supuestas que reales, por cuanto en gran medida son creadas por la propaganda en boga ("nos roban", "no nos quieren"..., por poner sólo un par de ejemplos entre una prolífica variedad de ellos a elegir). Profeso un profundo respeto y conozco a fondo la patria origen de mis presuntas fobias, su idiosincrasia, su territorio, sus gentes...; de modo tal y tan intensa como extensamente que, a partir de cualquier punto de su geografía elegido al azar y en un radio de 40 km. en torno al mismo, habrá como mínimo un pueblo que quien suscribe haya visitado al menos una vez en su vida y en persona. No es nuevo este detalle que ya he repetido en alguna ocasión. Pero a veces resulta oneroso amar a un territorio, a sus gentes, a su lengua (hermosa lengua, a pesar incluso de sus más integristas defensores); cuando un buen número de adoctrinados (muchos de los cuales ni siquiera cobran) actúan de poderosos repelentes (en el sentido moderado del término, que en el grueso quizá sea excesivo) sobre lo que dicen defender de su maltrecha identidad. Pues serán numerosos (no más que los digeribles), pero no lograrán quitarme las ganas de allí cuando y donde me plazca (en algún momento y lugar será) hable yo con mis interlocutores en tan bonito idioma. Y de esta patria hay vivencias y personas que no querré tener lejos de mí, pero también abundan las que por nada del mundo querré tener a mi lado. No, por Dios. Yo me muevo por otros parámetros, no tan místico-patriótico-trascendentales y sí más afectivos e interpersonales (de personal y no tribal). 

***********************************************
(Seguirá, o no) 


OCTAVA ETAPA
( De febrero de 2014, hasta mayo 2014)   


      LA DÉCIMA, EN CUALQUIER CASO. No hace falta ser muy sagaz para saber sobre qué escribo. Sí, no puedo ni quiero evitar la tentación de hacerlo y recrearme en ello. Pues bien, ganó quien ganó y eso ya no tiene arreglo. Qué le vamos a hacer. Pudo haber sido un 9+1=10 (que no hubiera estado mal, lástima que esto no sucediera porque sería también la primera ciudad -creo- con más de un ganador de Copa de Europa) o un 10+0=10 (tal el caso, que tampoco estuvo mal). De cualquier modo se hubiera ganado la décima, da igual quién de los contendientes la ganase. Así pues, el resultado definitivo quedaría como sigue: Madrid (España, con perdón)-10; Taifato N.E.Cat-4. Ahora me abraso en deseos de poder ver algún siglo de éstos una final de la Copa de Europa entre dos equipos cataifateños (cataifatenys, en vernácula de la nación oprimida). La cosa está al caer y anhelo ser testigo de tan histórico acontecimiento. Y todo será mucho más fácil cuando llegue la ansiada (por mí) i-inde-independència (lo siento, pero es tal la emoción que me embarga cuando pronuncio esta extasiante palabra, que súbito me bloqueo y tórnome tartaja). Ahí es nada una final en tan lustrosa competición entre -por ejemplo- la U.E. Les Borges Blanques (Les Garrigues), contra el Nàstic de Plàstic (Tarragonés). Qué gozo sin pozo en el que caer. ¿O sí?. Nooooo. 

      CONCHITA DAIGUAL. Tras la reciente celebración y veredicto del reputado (con perdón) festival de Eurovisión 2014, pocos serán quienes ignoren que el vocablo alemán "wurst" en su sentido denotativo significa salchicha o -más en genérico- cierto tipo de embutidos; pero no habrá tantos que sepan de sus singulares connotaciones. Me precio de conocer con suficiencia la idiosincrasia vienesa, su deje irónico cuando no socarrón que tan bien recoge y expresa su peculiar dialecto propio. En determinados contextos, tanto en Viena como en buena parte de Austria, la expresión "wurst" podría ser entendida como "da igual", "es lo mismo", "no importa", "¡qué más da!", etc. Y estoy convencido que cualquiera de estas acepciones constituyó la razón más sólida por la que Conchita Wurst, la justa y excelsa ganadora del certamen de este año, de Estiria ella pero icono en Viena; eligió este término como sobrenombre artístico. En castellano antes que Conchita Salchicha Embuchada (no se olvide el segundo apellido, tan nuestro) debería pues traducirse por Conchita Daigual Tantodá  (con esta combinación de apelativos bien podría tratarse de una auténtica charnega). Para bochorno propio (¡cuánta vergüenza me doy!), reconozco mi fascinación  por la relación amor-odio-chanza entre Austria y este influyente lobby de las telecomunicaciones llamado Eurovisión y encima -para empeorarlo- me siento orgulloso, muy orgulloso de este maridaje. No es la primera vez que cuelan a un antisistema o a otros tipos raros para ser representados en tan importante evento europeo y no les ha ido tan mal. Es como si también quisieran colar de rondón una sutil crítica sobre este espectáculo ya en sí mismo y sin necesidad de ayudas externas grotesco. Y hogaño los austriacos han ganado. ¡Qué digo, hemos ganado!. Porque quien suscribe, aparte de leonés y español (vaya cutrez), se siente también un austriacovienés más y -sí, reitero- orgulloso de sus habilidades para la retranca. En fin, resignados lectores, ya ven el nivel de degradación moral e intelectual al que he llegado por ocupar mi tiempo en tan vacuas fruslerías y no hacerlo con polític@s que se matan o mueren a tiro limpio. Si es que no doy más de mí.


      PERSONAJES PÚBLICOS DE DIVÁN PSICOANALÍTICO. Como es habitual en casos similares al que nos ocupa, haré la introducción con la advertencia que "cualquier parecido con la realidad será pura coincidencia" y, de haberlas (coincidencias, digo), a quien suscribe le importa un bledo. 

Trata este corto escrito de ese personaje que a finales del siglo XX y principios del XXI empezó ganándose la vida con las habilidades de sus pezuñas y no tanto por la sana frescura de sus neuronas cerebrales. La parte más glamurosa de su carrera la inició en un equipo balompédico que viste de blanco impoluto, acabándola después por puro ultraje y venganza en el émulo por antonomasia de colores más chillones. Este salto sin red dispararía la fascinación de cualquier profesional de la salud mental. ¿Que hay detrás de tan radical cambio?. 
Lo primero que destaca en este tipo es su patronímico, quien parece sacado de un serial televisivo latinoamericano de los que se emiten a la hora del sesteo. Suena a nombre elegido por una madre que, a la sombra de secadores y entre lecturas de prosapia de salón, aprendió modales de marquesa en una peluquería de barrio, bien como la peluquera-dueña o acaso como una cliente. Suele reconocerse esta especie porque entre sus expresiones más habituales destaca por su vehemencia y exquisitez aristocrática la de...¡qué ordinariez!. 
El otro rasgo destacable de este perfil sería el resentimiento a modo de obsesión paranoide, del que resultaría interesante dilucidar sus causas. Quizá cuando militó en el equipo balompédico ahora desdeñado alguien le hizo saber que para entrar en la élite amarquesada del lugar donde ejercía su muy bien pagado oficio no bastaba con un patronímico de sonora rimbombancia y pedigrí de peluquería. Y claro, una ofensa semejante se perdona mal y fue cuando decidió cambiar de asociación pateadora por la del eterno rival, donde con dos o tres oportunos "viscas" ("visca el tal", "visca el cual", "visca el talcual") es fácil abrirse un resquicio por donde colarse en la flor y nata del nuevo sitio, sin duda menos exigente que un ambiente de los Austrias de toda la vida. A partir de ahí el resentimiento envenenado y la paranoia tan usual en la nueva casa de acogida ha ido en aumento exponencial (que dicen), de modo que no me queda otra que mandarlo al diván del psicoanalista, por más que huyamos de toda esperanza de un buen pronóstico, pues a día de hoy es ya entrenador y sigue en las mismas con riesgo de empeorar. 

Cerraré con un fragmento de la letra correspondiente a una canción que en los ochenta del pasado siglo un grupo denominado Glutamato Ye-Yé interpretaba por escenarios de aquí y acullá. Decía:

"L. E. (como quien dice Lucas Manrique)
deja que te explique
tu ambición puede llevarte a pique
quieres que el mundo sea tuyo
sólo tuyo y nada más que tuyo...

      MONARQUÍA O REPÚBLICA. Escribo esto a modo de recordatorio, tan somero como avieso, para palurdos que aún no lo saben o sectarios que no quieren saberlo. Miren, según baremos también aceptados por la generalidad más o menos civilizada de "la izquierda" mejor llamada "siniestra", los países más justos de la Tierra son Monarquías Parlamentarias, guste o no. Y, la verdad, no tengo ni idea si lo uno tiene que ver con lo otro o no, pero así es en realidad. En cualquier caso, para elegir, siempre queda la posibilidad que las urticantes (para algunos) urnas se expresen, cuyos resultados después se interpretarán según convenga. Casi siempre reflejan lo tontos que son las mayorías de uno u otro lado. A unos y a otros les producen sarpullidos las urnas. Parafraseando a Robespierre (revolucionario él de tomo y lomo), cada parte puede lucirse pronunciando con solemnidad de erudito incomparable la docta sentencia que "la democracia es la dictadura de los necios, donde una mayoría no ilustrada impone sus criterios sobre las minorías ilustradas". A quien suscribe, que se encuentra entre los necios e iletrados, le reconforta saber -no obstante- que su voto cateto vale igual que el de la gente tan cultivada y sabia; de entre quienes destacaríamos a sindicalistas tan enmariscados como enmascarados -ambas cuadran-, simpatizantes de combatientes que en la Guerra Civil se mataban entre ellos en las trincheras porque la asamblea aún no había decidido si reiniciar el combate o seguir con la digestión, al estilo de la guerra de Gila. También algún refinado republicano de garrota que alguna vez probó su fiel señora (aunque de estos imbéciles los hay en todos los bandos), además de partidarios de Repúblicas a todas luces ejemplares como Cuba y Venezuela, modelos pura antítesis de repúblicas bananeras. En fin, en mi necedad supina resultaría de una osadía imperdonable por mi parte compararme con personajes tan preclaros. Sólo quienes, como yo, estamos de este lado -da igual cuál sea- de las trincheras ideológicas (las de ideología en vena) somos los lerdos y únicos portadores del pensamiento único. ¿Está claro?. Por cierto, ¿todavía queda gente que no sabe por qué se perdió la Guerra Civil?.

      PERDEDOR. Lo que voy a escribir es muy duro y va a sentenciarme de por vida a la más absoluta indiferencia e ignorancia frente a los beodos de éxito, porque -frivolidades aparte- comen cada día y encima el equipo de sus amores lo gana casi todo. Yo, he de reconocerlo, soy perdedor de nacimiento y han de compadecerme en mi desgracia. Para empezar, de mis equipos favoritos el primero es el Betis y a fecha de hoy (29/03/2014) ya saben Vds. por dónde anda. Después, la Cultural Leonesa que transita con más pena que gloria por la insustancial Segunda B y además sin grandes aspiraciones y un futuro mucho más negro que borroso. Como reserva me queda la "Ponfe" de la que ya conocen su agónica clasificación. A continuación simpatizo con el Real Madrid que puede ganar varias competiciones o perderlas todas, lo cual conociendo mi perfil cenizo va a resultar ser lo más probable. Por último, me queda el Onzonilla, humilde equipo de un pueblo cercano a la capital leonesa donde juega el hijo de unos amigos míos, que milita en la Preferente de Castilla y León y que en su humildad pelea por ascender a la Tercera División Nacional, casi nada. Ésta es mi única alegría y modestísimo éxito. Así que haciendo de la necesidad virtud, no tengo otro remedio que reconocerme perdedor nato, como si se tratara de algo que me hinchiera de importancia. Pues no, no me hinche de nada porque -sencillamente- es mi sino. No tiene mayor mérito.


      CATÉTICOS. Adj, m, s. Dícese del habitante del taifato NE.cat de la península ibérica, cuyo principal y casi único rasgo de identidad nacional es la paranoia que con un patetismo cateto a prueba de raciocinio alimenta la figura de un enemigo exterior, por lo general ladrón de sus esencias y de sus dineros, y que se extiende e invade todos los ámbitos de la vida cotidiana del taifato en lo político, lo deportivo, lo social y en los últimos tiempos hasta en la vida personal; por lo que se está produciendo una profunda brecha en la sociedad hasta ahora compartida con quienes no comulgaban con sus ruedas de molino. Y el caso es que, en su ignorancia sobrevenida por sectarismo o innata por sus limitadas competencias mentales, tal tipo de habitante ignora que sin esos enemigos creados no son patria, ni nación, ni nada de nada, tan sólo patéticos ciudadanos cuyo pensamiento recurrente y único (día y noche cuando sueñan) no es otro que darle vueltas al expolio y a los múltiples agravios a los que se ven sometidos. Para ilustrar aquello que sin contrincante al que endilgarle las propias y hondas frustraciones personales no existen, no son nadie; y en consideración a los seres unicelulares o de neuronas oxidadas, utilizaré un paralelismo sin equívoco posible. El equipo representativo de la nación expoliadora perderá algo cuando no se enfrente al favorito de la patria expoliada, pero ¿qué será del favorito de la patria expoliada si se queda sin la referencia del predilecto de la patria expoliadora?. A no ser que quieran -claro y como es habitual en ellos- estar en misa y repicando, irnos, pero no irnos del todo, al plato y las tajadas. Llegados ahí, los de la patria expoliadora deberán alzarse en sedición y dejar vacíos los estadios donde acuda el equipo favorito de la patria expoliada. A tal efecto, atentos pues a las diversas movilizaciones que puedan surgir de las redes sociales. Que su marcha les sangre el alma con el fútbol, tema de inmensa importancia.


        INDEPENDENCIA, SÍ; PERO SÓLO LA PUNTITA. A vueltas con este dichoso tema que ya hiede. Lo tengo avisado en algún escrito anterior: ojo con esta gente del Taifato NE.Cat que se pasa de espabilada y querrá la independencia, pero manteniendo la doble nacionalidad y el pasaporte también duplicado, permanecer en la UE y el Euro, continuar con el Banco de España y el BCE como paraguas y garantes de sus finanzas (pobres de los que caigan en sus garras, si no fuese así), seguir bajo el amparo jurídico e integral de las embajadas españolas (las suyas de chichinabo no dan para más), que sus equipos deportivos jueguen las ligas españolas, quedarse con los impuestos propios y ajenos... En fin, independencia, sí; pero sin peajes, con todas las ventajas y ningún inconveniente. Buscan quedarse con lo mejor del plato y para el resto las sobras. Qué listos (o eso se creen). Joder, así hasta mi pueblo se haría independiente. Aunque ya puestos, se lo sugeriré a mis paisanos en breve. Hay que aprovechar la favorable coyuntura del destrozo por el destrozo.

      GAMONAL RIMA CON AMONAL. Conozco lo suficiente el barrio de Gamonal, en la ciudad de Burgos, de haberlo cruzado -bien digo- infinidad de veces cuando era paso obligado por dar cabida a las principales arterias circulatorias, camino de Vitoria y con el desvío de Logroño a la derecha, si -por ejemplo- venías de León, como era mi caso. Con las autopistas y circunvalaciones el tráfico se ha sacado del casco urbano y ahora sólo lo atraviesas para retomar la ruta correcta, de haberte perdido. Es por tanto de una evidencia clamorosa que el barrio, al cambiar su función, necesita un total cambio de cara y una profunda modificación de las infraestructuras. Lo inaceptable es que un alcalde torpe, con tics caciquiles propios de quien saldrá siempre votado haga lo que haga y que además demuestra tener por súbditos a quienes debieran ser sus ciudadanos; haya resistido varios envites sin apearse del rocín, cuando en el primero de ellos debiera haber ido a la cabeza de la manifestación (tómese esto si se quiere por tropo, pues en tal tesitura y con el perfil de algunos participantes no sería de extrañar que un volador le pudiese vaciar la cuenca de cualquiera de los ojos); prometiendo y hasta jurando por su santa madre que nada más allí se haría sin el consenso con los vecinos y entes civilizados del barrio. Así se hubiera podido desactivar el pretexto de los sectarios amantes de la algarabía violenta y en consecuencia dejar sin señuelo ni coartada a los más cercanos al amonal, que no a los vecinos del barrio de Gamonal. Ahí querrían seguir estando y estarían, pero se les habría caído la máscara y se habrían puesto en evidencia de inmediato.    


      ORTOGRAFÍA Y SEMÁNTICA. Alguien ingenioso que no soy yo (nobleza obliga) definió las sensaciones que uno tiene cuando está enamorado como "un no sé qué, que qué sé yo". Cualquier bulímic@ podría expresar de sí (con acento) mismo un "¡cómo como!, y es que como como no está escrito". Un inglés neurótico del té y algo ordinario por el tuteo gratuito (aunque en inglés sólo existe el tuteo, qué ordinariez) le podría invitar al ritual de las cinco PM con un "te invito a un té importado de Tailandia para que te dé fuerzas". Algún personaje cantarín te podría canturrear el "dime cuándo, cuándo, cuándo....., pero dímelo cuando quieras". Y así se podría seguir hasta llenar un libro. He aquí las importancia de la ortografía (en este caso la tilde diacrítica) en la precisión y en la riqueza de matices de la semántica. Si se pervierte la ortografía se desvirtúa el lenguaje, se arruina la sintaxis y se embrutece el espíritu, tal como nos recuerda Paul Valéry: "la sintaxis es reflejo del espíritu". Quien quiera obviar en su vida estos pequeños placeres de buscar la expresión correcta en cuanto a los significantes, porque de éstos se derivan los significados en toda su fecundidad semántica; pues que lo haga, pero no sabe lo que se pierde. Y...¿que qué se pierde?. Porque tampoco significa lo mismo escribir "yo sé qué se pierden", que escribir "yo sé que se pierden ...(algo)"Más, qué más da. ¡Qué gozada de lingüística!.    


      VINTAGE. Ah, la moda de lo "vintage". Podrían llamarla "retro" -a secas- o de cualquier otra forma menos pretenciosa y fatua, todo con tal de no volverla a oír en boca de un sandio con cara e ínfulas de mono sabio en el postrer estertor de un catártico orgasmo. Prometo no sacar los ojos ni pisoteárselos, como tampoco le cortaré la lengua a quien ose emplear tal término en mi presencia y en vano; pero me resultará muy difícil ocultar ademanes de escarnio contenido. Y ya no es el vocablo en sí que quizá contenga matices semánticos de los que otros sinónimos imperfectos carezcan, sino más bien el careto petulante e idiota de un buen número de usuarios al declamarlo. La verdad, qué lamentable vida la de quienes la viven de "performance" en "performance", sin aportar la sabia nueva de la crítica y/o autocrítica en relación al mundo que nos envuelve y que está resultando ser una gran patraña, donde las formas y continentes tienen valor añadido sobre los contenidos y la enjundia. Dicho de otro modo, importa más el "cómo se dice" y no tanto o casi nada o nada el "qué se dice". Se observa en la práctica totalidad de las actividades humanas y hasta en la manipulación de la Ciencia. Un ejemplo para mí muy cercano: ¿Está la Depresión causada por algún déficit en la síntesis de un determinado neurotransmisor, o bien el déficit de este neurotransmisor tiene su origen en actitudes erradas ante la vida que encaminan a la Depresión?. Quizá incluso se influyan mutuamente. Pues no, es más "científico" tratarla con medios químicos para compensar el supuesto déficit del neurotransmisor en cuestión, lo que no pasará nunca de ser un tratamiento sintomático y no etiológico, es decir en su origen.  En fin, la colosal farsa del mundo de la imagen.    

***********************************************
(Seguirá, o no)


SÉPTIMA ETAPA
( De junio de 2013, hasta enero de 2014)

      LOS MEMES Y LOS MEMOS. Los "memes" son unidades de información a modo de cibermensajes breves, con contenido en general saturado de memeces, cuyos usuarios en su versión emisor o receptor, a menudo mem@s por arrobas, con la cara traspuesta de tono cianótico y a dos manos de seis dedos cada una (esperen, esperen la evolución y llegarán los seis dedos por mano y menos corteza cerebral); pasan las horas muertas pringando de huellas sebáceas la pantalla táctil del memotécnico artilugio pertinente al uso. Y para colmo ahora nos tocará de los "puestos" y modernos del "memento"  escuchar  semejante vocablo hasta el vómito por indigestión. 
  
      LA PRIMA DE RIESGO COMO CRITERIO EN LA ASIGNACIÓN DE LA GUARDA Y CUSTODIA. Imaginen el caso de un niño de apenas seis años, nacido y criado en España hasta esa edad, de madre holandesa y padre español, cualquiera de ambos suficientemente sensato, equilibrado e integralmente competente para poder hacerse cargo del menor sin preocupaciones mayores. La pareja decide separarse, la madre se muda a Holanda y el padre permanece en España, reclamando aquélla la Guarda y Custodia para sí. El padre se opone y hay juicio, donde el fiscal con SSª por aliado oficializan la concesión de la Guarda y Custodia para la madre, con el peregrino alegato (el palabro es feo pero aquí cuadra) que en Holanda va mucho mejor la economía (supongamos); pasándose  por el forro de su cerebro intrapernoso los referentes (en Holanda para el niño, sólo su madre), las costumbres, los biorritmos, el paisaje, las lenguas habituales en la vida y la enseñanza, el ritmo académico, los amigos, el amor que aquí también recibiría. La economía -en fin- como razón casi única en la asignación de una responsabilidad tan determinante. A veces uno tiene la impresión de estar viviendo en un país donde un número relevante de servidores públicos en diferentes poderes del estado, la administración de justicia esta vez, no pasarían un corte de mínimos en un psicotécnico, ni en su vertiente psicopatológica en relación a un cierto equilibrio personal y sensatez, ni tampoco en el ejercicio de su inteligencia, y digo "ejercicio" porque me cuesta dudar de su inteligencia. 

      SOBRES. Estoy seguro que un elevado número de cuantos lean este titular lo asociarán de inmediato a los sobres de un tal Bárcenas. ¿Y por qué no a los que repartía por despachos oficiales o en las inmediaciones del Parlamento o donde cupiese; entre otros, el chófer oficial (también encargado de proveer de cocaína a sus superiores, de la que apartaba el diezmo para darle gusto a su nariz) de un consejero de una Junta regional?. Inescrutable misterio el que acabo de esbozar. Con la enjundia mediática que tan peculiar actividad política contiene, encuentro a faltar al "salvador" de turno, tan en la cúspide de la audiencia televisiva (¿qué le verán al menda?), escarbando en tan suculenta materia prima. No, para sobres los de un tal Bárcenas, que los otros van con marchamo de "lo social y de progreso". 


      SOCIEDAD A LA CARTA, VIDA AL DICTADO. Salud a la carta. Comer y beber de tal forma que no sobrepases ciertos parámetros. Nos controlan privando a la naturaleza que sea ella quien dicte qué y cuánto debemos comer (joder, qué cantinela con la sal) y cuándo deberíamos someternos a las infames analíticas (ahora no tan necesarias, porque con los recortes y los sueldos menguantes hemos ganado en salud). Más que a la carta se debería decir vida "al menú", sin muchas opciones (o esto, o lo mismo). 

      SEXUALIDAD FEMENINA SIN ENVOLTORIOS IDEOLÓGICOS. ¿Sometida?. Sí. Si quiero, a quien quiero, como quiero, cuando quiero, donde quiero. Y hago la anterior afirmación (pocas veces mejor dicho) con algún conocimiento, capacidad de juicio y sin reparo por herir susceptibilidad alguna; por cuanto en cierta ocasión recibí una imponente lección magistral de una intrépida mujer a la que hace mucho tiempo conocí y con la que conviví tres años, a la cual tras una noche de fiesta y mientras aparcaba su moto en un aparcamiento vecinal un violador intentó forzar, agresión ante la que reaccionó con tanto coraje y furia que con la cadena de bloqueo de la moto le soltó tan solemne zurriagazo y al mismo tiempo un bramido tal que el agresor, sin duda sorprendido por la inesperada resistencia, salió espantado. Cuando yo, que andaba por allí cerca esperándola y alertado por el escándalo llegué a su encuentro, vi al frustrado asaltante corriendo como un poseso por la calle Consell de Cent arriba dirección Paseo Sant Joan, momento en el que ella se plantó en medio de la acera y a grito pelado que debió escuchar medio Ensanche de Barcelona le chilló: "Porque a mí, hijo de puta, me viola quien yo quiero". ¿Entiende esto la especie de los machos cabríos?. ¿Y esas mujeres que toman la sexualidad como argumento para enfrentar a los sexos?. ¿No?. Pues debieran.

      ADAPTACIÓN MONETARIA EN EL TAIFATO NE.CAT. Con objeto de irnos adaptando de modo paulatino y tiempo por delante a la ansiada nueva moneda nacional de la nación de aquí, a la que -habiéndonos adelantado a lingüistas y economistas- ya hemos dado nombre (se llamará la "cateta", como consta justificado en apartados anteriores) y fijado el cambio (1 "cateta" será igual a 1'664 "pesetas" y a 0'017 "euros" o -lo que es lo mismo- 100 "catetas" igual a 166'4 "pesetas" e igual a 1 "euro"); quien suscribe (en román paladino "quien sus escribe") propone que a partir de ahora cuando hagamos una compra exijamos al vendedor el precio en "catetas" y a los almacenes que lo etiqueten por triplicado (catetas, euros y pesetas). Será un ejercicio que hasta producirá flojera interior al borde del espasmo ileónico. Vamos pues allá. 

      CURRÍCULUM EDUCATIVO EN EL TAIFATO NE.CAT. GEOGRAFÍA: El Ebro nace en el Delta, muy cerca de Sant Carles de la Ràpita (Catalunya) y va distribuyendo con generosidad sus aguas noroeste arriba, hasta llegar exhausto a Fontibre (Fontdebre, en vernácula de aquí), donde se hunde en tierra y fenece. A lo largo de su trayecto, a diestra y siniestra y con idéntica prodigalidad tributa abundante caudal a otros cauces. Por la derecha el Segre (que con timidez y discreción, pero también con patriota y extrema osadía invade tierras galas para dejar allí su sello catalán), el Cinca, el Gállego, el Aragón... Por la izquierda el Matarranya, el Guadalope, el Martín, el Jalón, el Cidacos, el Leza, el Oja... Por efectos de la legislación internacional sobre aguas territoriales, al menos 100 metros de las respectivas riberas del río madre y de los que éste nutre con su abundante caudal  habrían de corresponder a la patria donde nace el cauce principal; mas -por mor de no soliviantar al quejica vecino de al lado, al que dadivosamente regala tan preciado elemento- renuncia a estos derechos, no habiéndose sentido jamás agradecido  por el susodicho en su magnanimidad.  
ÉTICA: Cuando un habitante del Taifato NE.Cat te pisa el callo del pie con reiteración (una, dos, tres, cuatro veces), no es que te esté pisando, no, quiá; sino que eres tú quien con reiteración (una, dos, tres, cuatro veces) pones tu pie bajo el suyo, a menudo -por no decir siempre, o casi- en actitud de evidente provocación, cuando no de arrogancia incitadora. Así es y no nos dejemos engañar. Si acaso.
MATEMÁTICAS: Mientras que para cualquier lengua extranjera 2+2 en base 10 siempre serán 4, para la lengua vernácula (de la nación de aquí) serán..."vaya Vd. a saber", más el IVA devengado. Por ejemplo, si se vende un producto de la patria dentro de suelo patrio (espumosos, verbigracia), del IVA recaudado no se habrá de dar cuenta a nadie de otras patrias y pasará a formar parte de nuestras arcas, y si se vende en otras patrias foráneas, tampoco se rendirán cuentas y se le dará idéntico fin que al vendido en suelo patrio; es decir, para nuestras arcas también, que para eso son nuestros productos, caray. Otro ejemplo: De las balanzas fiscales de Alemania en relación a otros estados de la UE ni se sabe, ni se las espera, ni nadie (salvo yo) habla de ellas; en tanto que de las balanzas fiscales del taifato NE.Cat respecto a regiones del estado español (con perdón) todo el mundo sabe y habla, y las balanzas danzan y danzan, suman y suman, suben y suben, ...En fin, un expolio.
HISTORIA: "REINO DE CATALUNYA Y ARAGÓN". El mal llamado "Reino de Aragón" es una metonimia perversa (alimentada con toda la mala intención del mundo por los poderes imperialistas de Castilla), donde se toma la parte (menos importante, sin duda) por el todo. Así, no debiera llamarse "Reino de Aragón", sino "Reino de Catalunya y Aragón" y tráguense los maledicentes sus calumnias al afirmar que nunca, nunca Catalunya  pasó de Principado, ni siquiera en sus mejores tiempos cuando se instituyeron las peor denominadas Cortes Catalanas, pues maldicen que en realidad pertenecían al Reino de Aragón. Debió suceder que el vulgo, tan dado siempre en su primitivismo a las simplificaciones y a la obediencia ciega a las leyes científicas (en este caso la ley de economía del lenguaje); y al mismo tiempo siendo el vocablo "Aragón" tan cercano a la musicalidad del "porompompón", como así sucede, pues generalizaron el uso de la expresión "Reino de Aragón", más fácil, musical y rumbosa, cercenando de este modo una parte muy importante de la identidad milenaria (por lo menos) de Catalunya. Ésta es la verdad, pura y dura. Por otra parte, RAFAEL DE CASANOVA i COMES nunca tuvo cuentas con ningún rey de España, ni de los Austrias, ni de los Borbones; como tampoco vivió nunca de los favores de cualquiera de ellos, ni de los Austrias, ni de los Borbones. Muy al contrario, fue un desinteresado ciudadano catalán de a pie que, tras aliarse con los de la hoz y la guadaña (qué yuyu), se levantó contra el invasor extranjero, convirtiéndose en el más creíble libertador de esta oprimida patria, una especie de Simón Bolívar a la catalana. Para finalizar, AUSIÀS MARCH y JOANOT MARTORELL, ínclitos personajes que con sus obras tanto hicieron por la lengua del lugar, no eran valencianos sino catalanes cuyos padres provenían de la Catalunya interior y quienes, por razones exclusivas de benignidad climática, veraneaban en el Levante ibérico (nunca español), por lo que accidentalmente nacieron donde lo hicieron, pero su filiación fue siempre catalana. Es por ello que a su lengua se le debe llamar catalán y no de otras formas como valenciano, balear, rosellonés, occitano del sur... Nada, catalán y punto.


(FRAGMENTOS APÓCRIFOS, todo sea dicho en honor a la verdad)


      IDIOTINCRASIA: Rasgos, temperamento y carácter propios y distintivos de un individuo o de una colectividad que actúa con idiocia, engreimiento y falta de sentido común. Desde una perspectiva individual, que padece idiotez o idiocia. Tonto, corto de entendimiento, poco inteligente (ha dado unas respuestas idiotas). Que carece de toda instrucción. Que molesta por su inoportunidad o indiscreción (vete ya de una vez, ¡idiota!). Engreído sin fundamento para ello.  

      ENCADENADOS..., ROTAS SERÁN LAS CADENAS. Hermosa figura retórica como expresión del sentir de la totalidad de un pueblo (por lo menos), en relación a su oprimida y milenaria cultura; si bien en relación al término "milenario" los sabios (en particular los de fuera) no acaban de ponerse de acuerdo si se refiere a "comunidad prehistórica", o a "tribu bárbara" o si a "Condado franco" o como "Principado de Catalunya" o tal vez como "Reino de Catalunya y -aunque menos- de Aragón". En fin, "milenaria" en cualquier caso. Lo cierto es que causa profunda admiración y curiosidad antropológica el denuedo de numerosos ciudadanos de Catalunya por salvar de la quema a sus incorruptibles y clarividentes políticos. Desde luego, razones no les faltan. Vean si no cómo se esfuerzan por no quitarles pagas extras, recortes presupuestarios los justos y necesarios (y si no fuera por Madrid, ni siquiera habrían de hacerse), su honradez está hecha a prueba de traca valenciana y un sinfín de virtudes que adornan a esos políticos y que justifican el salir a socorrerlos. Y, puesto que el término "idiotincrasia" ya lo doy por acuñado (ver apartados anteriores), lo emplearé ahora como sugerente ejemplo antitético (conste bien constado) de lo que ocurrió en el Taifato NE.Cat a fecha 11/09/2013. Ese día centenares de miles de ciudadanos de toda clase y condición, hombres y mujeres, grandes y pequeños, mayores y menores (literal en este caso y -Dios- si pillan a Castilla con menores, ellos nunca la crujirían); se echaron a las calles, inundaron carreteras y autopistas, clamaron por las injusticias siempre amenazantes sobre sus cabezas. Y lo mejor de todo ello es que una amplia mayoría tenían aspecto de sujetos en plenitud de sus facultades físicas y mentales, conscientes y sabedores de los motivos, las razones y las consecuencias de sus actos, conocedores también de las dificultades extremas a las que se habrán de enfrentar, lúcidos, formados, bien informados (sobre todo) y uniformados. Armados de sus símbolos identitarios, totems y antitotems e incitados y enardecidos por los iconos de una cultura autóctona única e irrepetible en el mundo conocido, tal el caso de "gemiautores" que han ganado su prestigio gimiendo canciones, gestores de instituciones tan cosmopolitas como monotemáticas, héroes que han sufrido prisión por lucir una pancarta sediciosa en un acto oficial (buena inversión con visión de futuro, sí señor), etc.; ahí estaban todos en comunión casi sacra para huir de una vez por todas de las garras de esa nación opresora que los ahoga. Daba gusto observar cómo numerosísimos tiernos brotes verdes (dicho sea reconociendo su sapiencia y conocimiento de dónde y por qué estaban allí), infantes e infantas, púberes y púberas, la mayoría con semblantes en trance y al borde del paroxismo "extático" (lo que sin duda será aprovechado por los enemigos de la desértica meseta para tildar el acto como de naturaleza sectaria; quiá, ni en broma); coreaban hondas, sentidas y líricas consignas nacional-liberadoras en modo rima del estilo " canya, canya, canya fins que es rendeixi Espanya" (y no me la copien, por favor). Desde fuera quieren hacerles creer que sus insobornables políticos, apoyados por la farándula cultural de la cultura ya pergeñada, los echan a la calle manipulados para que les saquen del complicado berenjenal en el que ellos solitos se han metido. Las mentiras de siempre. Dicen estos maledicentes que la única salida con un mínimo honor de esta casta pasa por azuzar a la ciudadanía (por supuesto nada idiota, ni desarraigada, ni sectarizada) para que tome la calle y les consiga cuando menos un referéndum del todo (o casi del todo) decisorio, o bien unas elecciones plebiscitarias, cuyas importantes consecuencias serían a la postre el "vaya Vd. a saber". Y esos centeneras de miles de preclaros ciudadanos (mayormente) conocían el motivo y efecto de sus actos, entre otras razones -además de la valía personal ya detallada- porque la convocatoria y el mismo acto de la encatenación tenían lemas absolutamente claros o así al menos nos lo pregonaban los sacerdotes de los medios locales (referido el término a propios del lugar). Reparen si no en la sencillez de las opciones. ¿Era por el "derecho a decidir", o por el "derecho a decidir la independencia", o la "independencia sólo", o todo junto, o por separado y al mismo tiempo, o priorizando el qué, pues el "derecho a decidir" y la "independencia" son términos sinónimos, o no lo son pero casi?. Más claro el agua del Llobregat. Y por supuesto que la práctica totalidad de los que se manifestaban sabían lo que significaría salir de la UE y de los efectos sobre la moneda única. (He aquí los países que están en la moneda sin ser miembros: Mónaco, El Vaticano, San Marino, Andorra, Kosovo  -jo-, Montenegro...., entre los más grandes e influyentes). De todo esto y de más eran conscientes, en particular los sesudos menores que participaron, de quienes se tomaron las imágenes que la p... Castilla tanto critica. Por lo que a mí respecta, aquí quedaré para entregar la integridad de mis impuestos a la causa nacional y que no me los expolien ni andaluces ni extremeños vagos, ni opresores castellanos mesetarios del norte o del sur. Que vayan a expoliar a sus respectivos progenitores (el uno o el dos o ambos dos). Y que todos los investigadores del comportamiento humano del mundo acudan aquí a elaborar perfiles, a ver si entre los que allí se encontraban hubiese alguno, aunque sólo fuese uno, que cuadrase un algo con el perfil de "machaca" o "pringado", o si pudo observarse la más mínima evidencia de sectarización o gregarismo entre aquel gentío. A hacer puñetas ("punyetes" en vernácula), rompamos los grilletes que la ecuménica encatenación simbolizó y pronto la sombra del águila liberadora sobrevolará sobre la patria liberada. ¿Tanto cuesta entender algo que es lo meridiano del meridiano?.


       LEYENDAS URBANAS CON RETRANCA. Cuando uno se mueve por la vida con actitud curiosa la cotidianeidad puede depararle sabrosas perlas que endulcen por momentos su más o menos ajetreado día. Algo así me ocurrió en mi barrio, donde existe un bar que si por algo destaca es porque rezuma tal peste a refritos que impregna no ya a quien por allí transite y sus ropas, sino al propio entorno próximo y hasta el no tan próximo. Vamos, una bomba química. Quien suscribe caminaba el pasado 22/9/13 en dirección a la panadería habitual donde comprar las acostumbradas y frescas baguetes con las que dar consistencia a un sabroso desayuno, con mermelada de mora incluida. Al pasar por delante me llamó la atención verlo cerrado, hecho nada común ni siquiera en periodo vacacional y aún menos por estas fechas tan cercanas a la fiesta patronal de la ciudad. Reparé enseguida que en la persiana del establecimiento cerrada a cal y canto destacaba un  pequeño cartel bien sujeto y visible en el que se podía leer: "Por vacaciones, este establecimiento permanecerá cerrado entre los días 19 de agosto y el 3 ó 4 de septiembre (ambos inclusive)" -sic-. No sabía si había visto bien, así que me froté los ojos y el día de regreso continuaba siendo "el 3 ó 4", tal cual. Tampoco sabía si el "ambos inclusive" se referiría a los dos últimos, al 19 y al 3 ó (con tilde) al 19 y el 4. Me sorprendió gratamente no sólo la pulcritud lingüística (gramatical, sintáctica, ortográfica, incluida la tilde sobre la disyuntiva "o" cuando va entre guarismos), sino también y en especial la volatilidad y -digamos- laxitud de la/s fecha/s de regreso. El misterio crecía y una cierta inquietud en paralelo, por si a alguien del local le hubiese podido suceder algo, por cuanto ya habían transcurrido más de dos tercios del mes de regreso y el bar seguía cerrado. Finalmente parece ser que abrió, para sosiego de todos los habituados a oler sus aceitosos refritos, el 24/9/13. Cabría recomendarle al responsable del anuncio que en sucesivas ocasiones precisase aún más su periodo vacacional, con leyendas algo más tranquilizadoras del estilo  ... "regresaremos el 3 ó 4 de septiembre, aproximadamente"; o "a mediados de septiembre, quincena arriba quincena abajo", o "a lo largo del mes próximo", etc.; ahorrándonos así una cierta inquietud por eventuales malos lances del destino. Por lo leído, el personal del local tenía muy claro el no tener nada claro cuándo debían poner fin a su periodo de descanso.
      Otra graciosa leyenda, en este caso corta pero sugerente como pocas, es la denominación de otro bar en mi querida Santa Coloma de Gramenet (en lo sucesivo, santa -con minúsculas- Koloma de Gramenet, que así es como los abundantes "alternativos" del lugar la nombran). El cartel del bar reza "La Koloketa", lo cual constituye todo un sincretismo cultural tan condensado y expresivo que será difícil encontrarle parangón. Es santa -con minúsculas- Koloma de Gramenet una ciudad cuyas singulares características harían de ella una nación "per se", pero además luce amplias terrazas que miran al cielo sin complejos y conforman un frondoso vergel de refulgentes plantas con hojas de fumar la sabiduría (según señalan los gurús del asunto). Un buen número de sus moradores se hacen llamar "kolomencs" y no pocos son quienes se "kolocan" en locales como el regentado por la supuesta "koloketa", de nombre -quizá- "Kolometa" (Palomita, pero escrito en ácrata) o Enriketa o Karmeta o Karlota, la cual  -si cuadra- también puede que sea partícipe, junto a sus clientes, en el ritual del "koloke". Lo dicho, será difícil encontrar un sincretismo tan sugerente y preciso, tanto en relación al nombre del local, como a la ciudad donde se ubica,  o a la particular y admirada idiosincrasia de un relevante número de sus habitantes, todo ello aderezado por tantas "k" tan oportunas y definitorias. Vamos, que el sincretismo no lo mejoraría ni un coro de góspel cantando una jota aragonesa a la Virgen del Pilar.



      A VUELTAS CON LOS "MEMOFÍLICOS". La "memofilia" constituye una enfermedad de reciente aparición que con rango epidémico se extiende en amplias y diversas capas de la sociedad de todos los sexos actuales, de modo especial en la franja de población que va de la pubertad a los adultos de mediana edad. Su principal característica es una "hemorragia" incontrolable e incontrolada de información ("memorragia", en su acepción técnica) a modo de mensajes telemáticos denominados "memes", que como su nombre indica suelen ser tan insustanciales y vacuos en su contenido como sincréticos y extractados en su heterográfico continente. Tiene por objetivo inundar el buzón y/o la pantalla del receptor, quien a su vez acostumbra a responder con "memeces" similares a la recibida. Los que la padecen se destacan porque mientras pulsan y manosean el artilugio "memotécnico" obstruyen las escaleras mecánicas allá por donde se encuentren, bloquean los accesos al suburbano o bien de súbito se paran en plena calle obligándote a chocar contra ellos y así otros comportamientos "filopsicóticos" de aislamiento de la realidad (aunque sea en medio de la marabunta), con el peligro cierto de la pérdida o el deterioro grave de las competencias del lenguaje oral y el de la indeseable mutación genética de los siete dedos por mano. Según los últimos estudios, parece ser que está relacionada con un déficit en el neurotransmisor de nombre "emotivina", cuyo efecto principal lleva a los afectados (emisor/receptor) a una sorprendente incapacidad para comunicar algo de cierta enjundia si los actores comparten presencia física (por eso en las meriendas grupales anden la mayoría sumidos en sus viandas y en su aparato, sin consideración alguna hacia el vecino de mesa), lo cual en una reacción compulsiva los empuja a vivir enganchados al artificio mecánico como compensación (absolutamente imperfecta) del vacío emocional-afectivo provocado por la ineptitud ya pergeñada. Al ser tan novedosa la enfermedad, se desconoce si es adquirida o hereditaria (debe suponerse que un poco de ambas), aunque se la relaciona con familias donde el padre ve la televisión y lee el periódico (cuando sabe leer), mientras que la madre (y esposa) plancha y cocina (algunas en la vida cotidiana dan el pego haciéndose las modernas), con total dedicación a sus hijos a los que aman y -ellas sí- se lo expresan. En este tipo de entornos y -por lo general- exceptuando las relaciones madres-hijos, cualquier otro acto de comunicación mínimamente vinculante no brilla por su presencia. De ahí el carácter compensatorio, compulsivo y adictivo de la enfermedad en cuestión. Es importante remarcar que a todos y cada uno de nosotros nos acecha, no tanto por nuestras incapacidades para comunicarnos cara a cara, sino porque al paso que vamos y por no quedar descolgados dentro de no mucho tiempo habremos de tirar de estos medios para darle los buenos días a esas personas a las que todavía queremos y a las que nos gustaría seguir queriendo en riguroso directo.

      MUJER MADURA. La mujer madura, es decir aquélla preparada para no crearse dependencias ni siquiera del varón de turno (en todo caso de sus hijos y cuando decida tenerlos), primero ha de ver con los oídos, después deberá oír con los ojos y -por último- sentir de verdad con el corazón tanto como la razón y la cartera (al unísono) le dicten. He aquí el paradigma de su supervivencia libre de lastres. 

      INDEPENDENCIA ABSOLUTA PARA EL FCB. Si hay un argumento de enorme solidez y muy atractivo para que el Taifato NE.Cat alcance la independencia plena, éste no es otro que acabar para siempre con la emética realidad del llamado "Derbi Mundial" (con mayúsculas) entre un club de fútbol de la ciudad de Barcelona y otro de Madrid. Se trata de una sencilla cuestión de profilaxis e higiene mental en relación al ciudadano corriente poco dado a las identidades grupales. Imaginen el maremoto de sandeces ("los árbitros nos roban"), la sarta de tornados en forma de estereotipos ("unos son chulos y arrogantes y los otros tienen mucho 'seny'"), el vendaval de tópicos ("los del doble pivote suben demasiado al ataque y dejan la defensa desguarnecida"), etc.; que nos vamos a librar de tener que oír o leer, respecto a lo cual y a día de hoy no se libra ni el más lego en fútbol que uno pueda encontrarse. Así que puerta. A jugar la Liga francesa o la propia, pero no la que siempre fue. Y mantengámonos alerta ante determinada gente tan espabilada como mezquina, que querrán estar en misa en tanto que repicando las campanas. Se acabó, carril y pilla por la orilla. Cuento los días y espero con inflamada fruición la llegada de tan anhelado evento y momento. ¡INDEPENDENCIA PLENA Y TOTAL YA!. Hasta nunca.


      CONFUCIONISMO. Abundan (abundamos) quienes colgamos en la red refranes, modismos, dichos, frases hechas..., anónimas o de personajes ilustres, de las que con la pretensión de verdades universales y hasta absolutas queremos hacer partícipes a los posibles receptores; ignorando que no hay verdades absolutas, que todo es pura subjetividad, que nada es verdad ni mentira, que cada refrán tiene su contra-refrán, que lo que me cuadra a mí no tiene por qué servir a otros, que nada es puro, ni siquiera en las matemáticas puras pues un número con decimales en periodo puro al operar con otro siempre dará un resultado "casi" puro, pero impreciso e impuro. Y puesto que uno de los personajes más recurrentes para estos menesteres es un tal Confucio y sus lapidarias sentencias, se me ha ocurrido intentar la acuñación del término "confucionismo", entendido éste como el arte de pervertir y dar vuelta a estas citas que suponemos sabias, juiciosas y susceptibles de universalizar. Así, a modo de ejemplo, para sujetos obsesivo-compulsivos como quien suscribe los "no por mucho madrugar amanece más temprano" o "no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy" habría que revertirlos en "no por mucho amanecer madrugamos más temprano" y "deja para mañana lo que puedas hacer hoy". Esta otra resulta beoda de lúbrica sensualidad, pues no es lo mismo decir de ella que quedó "boquiabierta y patidifusa" a decir que lo hizo y se mantuvo en el gozoso trance "patiabierta y boquidifusa". (Alguien ahora haría oscilar enhiestos y de un lado a otro los dedos pulgar e índice  de cualquiera de sus manos, como para remarcar la sutileza). De igual modo es obligado pervertir la expresión acuñada (o "acoñada", pues coña despertó a chorros) por el más pre/claro  (otra vez pulgar e índice) de los presidentes democráticos que tuvo el gobierno de España en todo el siglo XX y lo que va del XXI, cuando habló de "la alianza de las civilizaciones", a lo que desde ese mismo momento se la hubiera tenido que enunciar como "la civilanza de las alienaciones" (de nuevo el movimiento de los dichosos dedos). En fin, se admiten aportaciones novedosas, por cuanto es éste un vasto campo, sin tener que tirar de las que ya navegan en correos del tipo "ojos que no ven hostia que te arreas". Ánimo y a llenar los muros de las diferentes redes de aforismos pervertidos y viciados. Así se irá colmando de sentido el nuevo término. 


      VÍAS FRANQUISTAS. Para que cada cual juzgue la catadura moral e intelectual de ciertos representantes sindicales de clase (un decir) y progreso, por lo general más lucidos que no lúcidos. Y es que a raíz del desgraciado accidente ferroviario acaecido en Galicia en julio de hogaño (2013) uno de ellos salió en los medios  exponiendo la cualificada opinión que el suceso en cuestión muy bien pudo haber ocurrido en ese sitio porque en esa zona de España quedan todavía muchas "vías franquistas". Que lapsus linguae del tipo "Follardo" por "Gerardo", evidencia irrefutable de una obsesión tan malsana como irredenta. Ante tamaña y honda reflexión mi capacidad de reflexión se anegó en un mar de dudas. ¿"Vías franquistas"?. Quizá quiso expresar que el lugar donde ocurrió la catástrofe conserva infraestructuras ferroviarias de tiempos del General Franco y tienen los tornillos oxidados, los cables de la catenaria pelados y las vías desviadas. Ya, pero dijo "vías franquistas", lo cual sólo podía suponer que la catenaria, cables, tornillos y vías contenían componentes dañados por efectos del "fascio", más que por el paso del tiempo. Con analistas y representantes así que nos eximan de viajar en tren con conductores colegas de los anteriores. Y  que alguien nos libre también -por favor- de genios semejantes. He aquí los herederos intelectuales de aquellos sindicalistas que lucharon en la Guerra Civil contra las huestes del General golpista y que a día de hoy son la viva, clarividente y cruel expresión del por qué se perdió aquella contienda. Ah, y ojito con viajar en trenes por "vías franquistas", no vaya a ser que reminiscencias técnicas del "fascio" sobre estas infraestructuras provoquen algún otro desastre.  



***********************************************
(Seguirá, o no)