Páginas vistas en el último mes

25 noviembre 2017

(₸) QUEBRANTOS DE LA VIDA


RETRATO DE MÁS LOCURAS

Herido estoy de muerte, amor.
Soy como el cervatillo
que bebe sarcasmos
en las tumbas floreadas
de cementerios ambulantes.

El sueño distante y amado
fenece sumiso a la presión
de barrenos cerebrales
y en el rabioso orgullo
surgen involuntarias dos palabras:
TE AMO.

Es maravilloso, esto así
en busca de nuevos colores
para enmarcar lo único
lo eterno, el estar o el ser
-yo qué sé-.

Ya el dolor no es llanto
es silencio
muerte sublime a lo organizado.

Te amo oscuro
porque no sé ya qué
ni a quién amo.



YO Y YO

No es la cama solución a mi desdicha.
Intento dormir sin sueño
y soñar, soñar cuanto no tengo.
Sufro la noche
me revuelvo en el lecho
doy la luz
y en el húmedo silencio
intento expresar mi ánimo
sobre un papel y en verso.
Pobre verso.
Estúpida actitud de inepto.

Bañado en sudor de coñá
y ginebra barata
con los ojos entreabiertos
pienso sin querer pensar
-¡por huir!-.
¡Somos tan distintos!.
No es cierto. ¡Qué importa!.

En unos ojos muy dulces, muy bellos
quise ver dos lágrimas brillar.
Otra vez la realidad. Cruel.

Devoro un cigarrillo pura astilla
también barato.
Me falta la voluntad.
Fumo y no es bueno
te recuerdo y no es bueno.

Yo y yo amamos. Poco.
Yo y yo sufrimos.
Yo y yo solos, solos.

Nadie nace con estrella
si se tiene no se aprecia
si la buscas no la encuentras.

Mis amigos ya han marchado.
Yo y yo solos.

No sé si a Dios invocar
o al Diablo. Ninguno es bueno.
Extremismos, religión ....

¿Pues qué coño es el hombre
para ser todo él un conflicto?.
¿Quién soy yo?.

Mataré mis desventuras
con placeres pasajeros.
¡Vivan las borracheras!.


Barcelona. Mayo de 1972

Los versos diantres del Diantre Malaquías

20 noviembre 2017

(₸) REMEMORANZAS



ENFERMOS DEL MUNDO

Sentado en aquel café
solo, confuso y ausente
al contemplar a la gente
-gusana imaginación-
construía un mundo en mi mente
que no tuviera presentes
las desdichas y el dolor
sin percatarme que enfrente
una anciana sin color
con menos garbo que vientre
tragaba medio pastel
por cada sorbo de leche
para después
con mil harapos encima
por cadenas del calor
gritar a todos la suerte
sentada tras una mesa
y en sencillo taburete
-a cual más viejo-
Ése es su pan
ésa es su suerte
Y me dije:
debe ser una excepción.

Una excepción. ¡Ya!.
Las sirenas de un vehículo
publicaban accidente
quizá incendio, o locuras
de algún vencido demente
por vivir sin trabajar
o represión
castigo al débil del fuerte.
Y una nueva reflexión:
Muy normal
serán dos las excepciones.

Cuando tras el cristal
un ciego con su bastón
se guiaban mutuamente
uno, ante el golpe fatal
el otro
preso en la mano de aquél.

Y así
excepción tras excepción
perdida ya y sin poder
gusana imaginación
mi mundo íbase hundiendo.
Luego se derrumbó.

Barcelona. Mayo de 1972


SAMBA A UNA GOTA DE AGUA

Ha llamado un mendigo
a las puertas de mi mente:
¿ Quiere pan, harina o trigo ?.

-Busco un venero
donde refrescar mi frente
y emborracharme de amor.

-Lo siento, pero esto es un piso
no un lupanar ni una fuente.

-Me ha de perdonar, señor
mas el agua en su reguero
procede del manantial.

¿Estamos solos?.

-No guarde ningún secreto.

Ha dejado de manar
y las gotas van huyendo.
Solos estamos. 

-Pretendo ser hombre 
pues quiero amar.
Nunca he tenido un amigo
y busco tu compañía.

- Mendigo, no me tutee.
Soy hombre de sociedad.

-Necesito su perdón
de veras que lo lamento.
De nuevo vuelve a manar.
Adiós.

-Vuelva, mendigo, vuelva.
De la puerta vi el umbral
y bajo el dintel un viejo.
¿Qué edad tiene?.

-Desconozco qué es la edad.

-¿Me ha pedido usted dinero?.

-A verdad que no le entiendo.

-Adelante.
Pensé en un mendigo vulgar.

-Quiero amar
y gozar de ser un hombre.
Quiero inundarme de amor.
¿Ya le puedo tutear?.

-Cómo no.

-Eres tú ahora fontana
que riegas mi pobre erial.

-O tormenta, o tempestad
que todo a su paso arrasa.

-No importa.
Mana por un momento
un instante nada más.
Sacia mi sed primero
después me debo alejar.

-¿Quién eres tú, mendigo?.

-No soy yo
es tu espíritu.

Barcelona. Octubre de 1972. 
En su primera versión el título era “Samba a Terpsícore”, 
y está inspirada por la canción “Samba pa ti”, de Carlos Santana.


AQUEL CAFÉ

Aquel café besaba su muerte
de puro viejo.
Allí porfié con mi suerte
ora favorable
y sobre todo adversa.

Sito en la Plaza Lesseps
aquel café
me inspira hoy estos versos
del ser pretérito, de la vida.
Humilde es mi poesía
como aquel café.

Él fue mudo testigo
de amables tertulias
de tan arrojadas
como estúpidas ideas
en feroz guerra declarada
contra ese mundo burgués
por defender
a víscera descarnada
el amor y la persona
nunca el odio o interés.
¡Incautos!.

Aquel café
de mesas pequeñas
e incómodas sillas
guardaba con celo mis cuitas
y mis lamentos
cuando ciego, ingenuo o insensato
no aceptaba los consejos
de la edad y la experiencia
en boca de mis amigos
o en gritos de mi conciencia.

Eran mis viejos amigos, viejos
como aquel café.
Cuántos susurros amargos
recorrieron sus paredes
y las de mis entrañas.

Aquel café besaba la acera
tanto como besaba la muerte.

En nuestros ratos de ocio
mirábamos transeúntes
oíamos a clientes
calificábamos damas
según fuese su belleza
o nuestra hambruna.

Sus impecables cristaleras
eran nuestros ojos y gozos
nuestras envidias y penas.
Cada cual es como es
alguien decía.

Aquel café vio mi ceguera
de imaginar un mundo perfecto
a mi gusto o a mi antojo.

Aquel café
es hoy de mis otros amigos
muerto, ausente
pero vivo en el recuerdo
de su gran humanidad
humilde pero orgullosa
como estos versos.

BILBAO, JULIO DE 1972. 
RETOCADA EN FEBRERO DE 1991


FUE Y NO ES

Un bar frente a un lugar
de amarguras y recuerdos
odios y esperanzas.

Un bar y un lugar
que divide una calle
de aceras estrechas.
Allí quedaron mis penas
sueño de noches sin dormir
y el miedo: mi miedo.

Fue y no es.

La tortura de un examen
recuerdos de un tiempo pasado
tan feliz, cual despiadado.

Allí quedó aquel viejo
con su máquina de música
y con sus mesas de mármol.

Palabras, palabras, palabras ...
perdidas en el espacio.

-¿Cómo te fue?.
-Bien, ¿y a ti?.
-Me escribirás

Palabras perdidas.

Todo, todo en el recuerdo
adquiere un poético tono.
El sol, luz del escenario
donde patean actores
de la comedia humana
en patéticas escenas.
El sol, justo testigo.
Él me vio a mí sin ella.
Él nos vio y quizá aún la ilumina.

Y ahora transcurre la vida
sin tristes palabras
que hieran mi oído.
Y ahora camino
sin sombra de bar.
Sufro su añoranza
gozo en su recuerdo.

Una calle cercana
rememora resistencias
hazañas de un tal Viriato.

Adiós a todos. A todo adiós.
A risas hipócritas
que ocultan dolor.
A esfuerzos sinceros de transparencia.
Bar X, calle N. Adiós.

Bilbao. Agosto de 1972

Los versos diantres del Diantre Malaquías

16 noviembre 2017

(₸) CANCIÓN A UNA CALLE Y SUS COSAS

¡¡¡Publicación sugerida!!!

(Poemas escritos al estilo de Bertold Brecht, 
una de mis lecturas favoritas allá por los años 70)

-I -

Hoy vi en la calle a una monja.
Andaba con paso seguro.
¿Cuál debe ser su Dios?.
¿Un mancebo, los mendigos
o acaso todos los hombres?.
Los hombres somos mendigos
y por mendigos tus dioses.
Monja, ama a los hombres
y amarás a los mendigos.
Los mendigos son la senda
hacia tu Cristo divino.
En ellos verás a tu Dios.
Monja, ama a los hombres:
son tu Dios.
No te engañes, monja
si amas sólo al mendigo
sólo a ti misma te amarás.
Si amas a todos los hombres
amarás a los mendigos.
Todos son el mismo Dios.
Monja, no te engañes .......

BCN, Abril de 1973

-I I -

Vi en la calle a un anciano
que pregonaba suerte y dinero
-vaya escarnio-
con hosco ceño
y rostro amargo.
Llevaba gorra escocesa
de español comprometido
pelín revolucionario
por un pedazo de pan.
De buen gusto volcaría
autobuses y tranvías
patrimonio de burgueses.
Sigue la vida y, a su pesar,
poco ha cambiado.
Los burgueses hoy son más.
Hijos de hijos de padres.
Árbol genealógico ampliado.
Los piojos con sus liendres
no han cambiado sus hogares
ni sus víctimas de siempre.
Hijos de hijos de padres.
Árbol genealógico ampliado.

BCN, Marzo de 1973


-III -

Hoy en la calle vi a un ciego
con un bastón de ciego.
¿Cómo y cuándo perdió la vista?.
¿Será también ciego de alma?.
Vestía con gabardina
y en su solapa lucía
-¿expresión de otra ceguera?-
un escudo azul y grana.
¿Qué podría ser su Barça?.
Triunfos, gritos, revanchas ...
Amor de los amores.
Paranoias, odios, venganzas.
Era sin duda muy ciego
por concretas circunstancias
nunca reconocidas
o a los demás ocultadas.
Vi en la calle un ciego muy ciego.

BCN, Abril de 1973


-IV -

Vi en la calle un automóvil
dos, tres, cuatro, cientos ...
¿Quiénes iban dentro?.
Señores ¿o no señores?.
Si señores, ¡qué vagancia!.
Si no señores, sudores.
¿Quién es más?. ¿Quién?.
¿El señor o el no señor?.
¿Quién merece el automóvil?.
¿Qué automóvil es mejor?.
¿Cuál de los dos estorba?.
Vi en la calle automóviles
y entre los conductores
adiviné mucha escoria.

BCN, Abril de 1973

-V -

Vi muchas casas y hogares
no derruidos aún
por explosiones de gases.
Vi el obligado silencio
de los que pagan un piso
y compran la muerte
a pasitos lentamente.
Pagan las letras
hundiendo sus frentes
en rudas faenas
que exprimen los cuerpos
y anulan las mentes.
¿No acabarán sepultados
bajo sus propios techos?.
¿Han de pagar los de siempre
la rapiña y los pecados
de buitres carroñeros?.
He visto en la calle una calle
aún no derruida
por explosiones de gases.

BCN, Abril de 1973

-VI -

Hoy he visto muchas cosas
caminando por la calle.
Lonjas y monjas
áticos y médicos
libros y abogados
gafas y licenciados
curas y putas.
Caminando hoy por la calle
he visto también personas.
Obreros y putas
curas y monjas
hasta abogados y jueces
y médicos distinguidos
maleantes y estudiantes.

BCN, Abril de 1973

El Diantre Malaquías.

13 noviembre 2017

(₸) Espíritu





Camino de mis días grises
camino de mis tiempos altos.
Sube hacia el cielo -¡oh nube!-
la ofrenda
de mis pasos tristes
de mis dulces saltos.

Camino de mis días grises
camino de mis tiempos altos.
Levanta -¡oh viento divino!-
cual polvo
mi ofrenda de todo lo andado.

M. Miguélez. Gavá (Bcn), diciembre de 1974,
en pleno servicio militar

(₸) Mundo..., mundo



(Fotomontaje de Augusto E. López Calvo)
-I-
Las cadenas que me atan
se pondrán al rojo vivo
y saltarán por los aires
liberándose mi espíritu.
Mi alma saldrá del sopor
de este existir anodino
y vagaré por el mundo
sin tener ningún destino.
Yo no pretendo, amigo
buscar la felicidad
pues es imposible de hallar
en medio tan corrompido
de rutina y maquinismo
de odio y de elitismos
que pululan por doquier
en personas que aparentan…
y no son
en ciudades que se dicen…
y no son
en naciones que se llaman…
y no son.
Embustes e hipocresías
es todo cuanto me encuentro
y ay pobrecito de ti
si te distingues del resto
pasándote de listillo
cuando los listos son ellos.

-II-
La dicha hoy día se busca
donde no se puede hallar
por ejemplo en el amor
antítesis “urbi et orbe”
pues odio es la identidad
de este agostado planeta
donde sólo interesa el petróleo
y billetes en las cuentas.
No existe la libertad
que se pierde  ya al nacer.
Todo nos limita aquí
en vida tan desdichada
donde ni alienta creer
en deidades superiores
que nos rediman la pena.

Los versos diantres del Diantre Malaquías

(₸) Un ser distinto


-I-
Soy un ser hasta hoy anodino
reptando entre las reticuladas
raíces de los trigales
en el vulgar campo
de ideologías vulgares
formalistas sociales
de convención insociable
indigesta imagen
sólo imagen, puta imagen.


Soy un ser que intenta la fuga
cuando todo centripeta
y centriputa.
Soy un ser que espera la lluvia
el agua pura
de mis propias ideas.
No besaré más veces el fango.


-II-
Comen pan de harina blanca
y no es su pan.
Tragan tres cuartos por un kilo
y no ha pesado su balanza.


Un cierzo
en el otoño de mi pensamiento
me hará germinar de nuevo
sobre el naciente trigal.


Yo amasaré mi pan
pesará mi balanza
lejos del pensamiento chusma.
Yo mismo me sembraré
en mi parcela, en mi suelo.
Grano en cieno
que se pudre y que renace
pues cuando la semilla hiede
no es que muera
sino que rebrota y crece
y crece.

Soy mi ser.


Enero de 1973, BCN. RETOCADA en Marzo del 2001, BCN


Los versos diantres del Diantre

(₸) Mañana de otoño



Se escucha el gallo cantar
quebrando quedo el silencio
de una mañana otoñal
y todo es amable recuerdo.

Henchido, me pregunto:
¿ y si apagase su canto el gallo
qué sería de mis sueños ?.
Acaso monotonía
del universo sin cielo
o un arrebol sin astro
tras los lejanos cerros
o la arena sin desierto
de las jornadas sombrías.

Todo transcurre constante
bien o mal, pero transcurre
y embarcamos en el tiempo
nuestro dolor y alegrías
del instante original
que vivimos cada instante.

Se oye al gallo en el huerto
gemir un qui-qui-ri-quí
de nostálgica cadencia
igual que donde nací.

SANTA COLOMA DE GRAMENET, NOVIEMBRE DE 1975

(₸) Poema de amor-calibre


Carga de sueño, tu lejanía.
Quiero hacer de mis letras
lazos seductores
en la larga espera
-ESPERANZADA-

Fría distancia, nuestras caricias.
¿Quién ha prohibido
besar la oscuridad
donde siempre te encuentro?.

Los versos diantres del Diantre Malaquías

(₸) Si estuvieras aquí (II)

  ( Fotografía: Serafín Pan Falagán )

Lentos transcurren los días
del melancólico otoño.
Siempre el mismo amanecer
siempre la misma imagen
centelleante y borrosa.

Me inunda el vacío
hasta el “no siento”
de mañanas fenecidas.
Quiero expresar la nada
el todo hueco y oscuro
sin tus manos en las mías
sin mis labios en tu frente
tus brazos a mí ceñidos.
Ahí tan lejos, ¿me sientes?.
Es la nada y nada siento.

Y sé que el tiempo
no dejará de pasar
que justicia ha de impartir
en su implacable rodar.

En medio del silencio
parece susurrar sereno:
Si camino con vosotros
¿por qué seguís en mi ruta
por tan dispares senderos?.

( 1976. REVISADA EN BCN/ OCT. DEL 2002 )

10 noviembre 2017

(₸) CUANDO EL AMOR COTIZA


¡¡¡Publicación sugerida!!!


UN BAILE SOBRE ESAS PALMAS

Si camina aquel señor sobre la acera
otro señor lo cruza.
No se conocen
y sencillos adulan
lo que los señores adulan.
Si camina aquella dama
la cruza el señor con don
y la dama adula
cuanto adulan las damas.
Esas melódicas palabras
susurran amor
de la dama al señor
y la dama adula al señor
porque el señor tiene dones
que la dama adula
y el señor se siente don.
El señor adula las palmas
que la dama bate
y la dama sabe que el señor
adula las palmas y las damas
Y la dama adula al señor
porque sabe adular
los dones que tiene el señor
que ya es don.
¿Hasta cuándo?...
Henchidas de lúbrico gozo
las damas aduladoras
otras alas  batirán
cuando desnudo el señor
bien asido de reaños
queden en pompa y al aire
su culo, dones y el don.

Abril de 1975, Bcn
(Parque de San Juan, Santibáñez de la Isla (León). 
Foto de Serafín Pan Falagán)

ESAS ESPINAS DULCES

Aquel cabello de rizos negros
sobre la tez oscura
e iluminado y dolido
su blanco espíritu
sembraron las calles
de pasos lentos
y deseos meditados
jamás presentes
en agitados minutos
cuando el alma duerme
y el león metal acecha.
¡Oh bálsamo eterno
de años oscuros y vivos!.
Entre la gente
temblará su alma
y el pánico engolado
de borlas suaves
de cintas bellas
no rozará su cabello
ni la tez, ni el espíritu
quebrado de tanta sapiencia.
Amor de otoño
que sabe a ciencia.

Mayo de 1975. Bcn


CAMINA SOBRE UN PUDOROSO VESTIDO

¿Cómo suenan esas monedas?.
Parece música de querubines
a juzgar por tus sentidos.
Ahí, sobre el cielo
musitan mis palabras de miel
en tus oídos amantes.
Pegados están con furia
nuestros sudados cuerpos
ahora voluptuosos y ardientes.
 Soy todo fuego y eres fuego
en retorcidas formas
como esa serpiente gigante.
Por la calle hace frío
nuestro frío de mañana
cuando las máquinas
nos llamen con voz total.
 ¿Será  el sonido de esas monedas?.
Te pondrás un vestido decente
y tus oídos escucharán historias
sobre caridades y buenas obras.
Pero ahora, desnuda ante mí
sin el pudoroso vestido de diario
noto el insaciable deseo
y gimes y gritas y bramas
al margen de convenciones.

Abril de 1975. Bcn


DUERME SOBRE EL TIC-TAC

Duermes arrullada con dulzura
por falsos gritos de pudor
perdida en la voluptuosa turba
a la que con ardor deseas.
Gritan felinos tus ojos
pues no hay lengua que succione
esa humedad de tu vientre
y entre voraces pellizcos
retuerces tu cuerpo en el lecho
donde egoísta ignoraste
lágrimas inocentes
de innumerables amantes.
Duermes
-¿es posible que duermas todavía?-
sobre el tic-tac insoportable
de ese reloj, testigo inmutable
 que ahora, pérfido y lento
 canta tu muerte
en medio de quebradas curvas
cinceladas de arrugas
por una justiciera menopausia.
Abril de 1975. Bcn